Srdjan Djokovic: “Estoy seguro de que, al final de su carrera, Djokovic puede convertirse en el GOAT”

El padre del número uno del mundo sueña con que su hijo acabe siendo el mejor jugador de toda la historia. También habla de su nueva vida como abuelo.

Con un hijo tan bueno como Novak Djokovic es normal que su padre, Srdjan Djokovic, hable así de convencido en una entrevista a un diario serbio: “Yo estoy seguro de que Novak, antes del final de su carrera, puede convertirse en el mejor jugador de todos los tiempos, que la gente lo crea o no, es otra cosa. Veremos con el tiempo si su hijo va a seguir el mismo camino, la predisposición es notable. En este caso, tendrá un gran objetivo en un futuro y no sé si se puede llegar a él. Va a ser muy difícil", compara el padre del número uno.

Y es que Srdjan ahora, además de padre, también es abuelo. Una noticia que ha unido más si cabe a la familia. "Stefan es un gran chico, realmente se nota que es hijo de su padre. Es fenomenal desde todos los puntos de vista y creo que a Novak le da una energía extra, de tranquilidad y todas esas cosas que un niño recién nacido trae a una familia recién formada. Estuvimos con él en París, estaremos juntos en Londres, y es que no podemos aguantarnos porque la familia es lo más importante, y este es el concepto en el que Novak creció. Sin la familia como máximo fundamento de éxito, él no sería la persona que es ahora mismo", asevera la pieza sobre la que gira todo la dinastía de los Djokovic.

"Nosotros nos ocupamos de nuestros hijos. El mayor problema de nuestra sociedad es que la gente tiene hijos y luego no se preocupan por ellos, o sí, pero solamente en su trabajo, y los niños acaban abandonándose a sí mismos. Dales un poco de dinero para que puedan tener lo que quieran y al hacerlo solo estarás haciéndoles daño. Si usted tiene niños, usted debe dedicarse a ellos y hacerles entender cómo hace usted para levantar una familia de la mejor manera", manifiesta el padre de Novak muy crítico con la educación actual.

Debajo de la frialdad que su aspecto y nacionalidad le otorgan, Srdjan se representa a un padre enamorado de su hijo: "Novak ha hecho todos mis sueños realidad desde hace varios años, aunque yo soy optimista por naturaleza, todo lo que haga a partir de ahora será un bonus extra después del increíble éxito que ya ha alcanzado. Me he dicho muchas veces a mí mismo que no debo alterarme, eso es algo que forma más parte del pasado, que no hay nada que yo pueda hacer. Pero al final no es así. Un hijo es un hijo, y la sangre es la sangre, y cuando juega, todavía siento la misma emoción que cuando empezó hace 15 años”, afirma orgulloso.

Durante la entrevista, incluso tiene tiempo para rememorar los tiempos en los que Novak todavía era un niño: "La última vez que jugué contra él tenía 11 años. Hasta entonces yo le había ganado 100 partidas a cero, hasta que un día me derrotó dejándome a cero el marcador. Desde entonces nunca le he vuelto a desafiar. Es una satisfacción que sólo unos pocos jugadores en el mundo puede tener, la de reflejar un balance positivo en los enfrentamientos con Novak, aunque creo que en el próximo año y medio él va a revertir la situación a su favor. En cuanto a mí, lamento que no pueda llegar a ser mejor que yo, porque no vamos a jugar un partido nunca más”, admite entre risas nuestro protagonista.

Por último, no todos son buenas noticias en el seno de los Djokovic. Sus dos hermanos, los más damnificados por el éxito de Nole. "Ellos, como hermanos de Novak, han sufrido mucho a causa de su carrera y el hecho de que le hayamos dedicado el 99% de la atención a él. Desafortunadamente, estábamos allí todos viéndole y nunca se han quejado, ni siquiera ahora. Es una enorme presión sobre ellos debido a todos los éxitos logrados por Novak. Desafortunadamente ninguno ha mantenido ese control psicológicamente y no han sido capaces de hacer, bajo mi profunda convicción, todo lo que pudieron, dada la calidad que tenían. El hecho de que hayan elegido ser como Novak es extremadamente difícil para ellos”, asegura el padre de Marko (23 años, nº 1222) y de Djordje (19 años, nº 1.463).

LA APUESTA del día

Comentarios recientes