Se repite la historia en la RFET

El pulso entre jugadores, José Luis Escañuela, Gala León y la RFET no es nuevo. En el año 2008 ocurrió algo profundamente similar

Zarandeado por una situación que podría parecer que se sucede sin precedentes, el tenis español pasa por un momento que haría sonrojar al más curtido. Todas las partes implicadas han visto y aumentado el envido sin tener claras las consecuencias, olvidando el prisma deportivo y ejerciendo sus cuotas de poder a la luz de todos los taquígrafos. Una historia que va para 10 meses, que de momento queda en la inhabilitación del Presidente de la RFET y la renuncia de los principales miembros del top-100 de acudir a Vladivostok. Pero por desgracia, esto ya lo hemos visto. Y no precisamente con otra generación de jugadores. Muchos ya han vivido y protagonizado algo similar.

El anterior Presidente de la Federación Española, Pedro Muñoz, fue parte crucial, vivido en primera persona, de un conflicto de altura, gravedad y profundidad muy similar al actual. Aunque con un origen ligeramente diferente, el desarrollo del desencuentro comparte multitud de puntos de apoyo con lo que se viene sucediendo desde el descenso del tenis español a la segunda división de la Copa Davis. En 2005, tras la salida de Agustí Pujol como Presidente, Pedro Muñoz obtenía 111 de los 179 votos en aquellas elecciones, recogiendo el testigo en la RFET. Tres años después, en 2008, los jugadores se plantaban.

¿Los dos motivos principales que derivaron esa situación? La elección de Emilio Sánchez Vicario en lugar de Albert Costa como capitán de Copa Davis, quien según Rafa Nadal, "era el elegido por el 95% de los jugadores, pero el Presidente decidió elegir a Emilio". El segundo: la sede de Copa Davis para la eliminatoria de semifinales ante Estados Unidos en 2008. El Presidente impuso un criterio más económico que deportivo, eligiendo Madrid para enfrentar a Roddick, Blake y los hermanos Bryan.

Los jugadores preferían nivel del mar y Nadal abanderó las quejas con una franqueza tremenda. "Creo que el equipo sale perjudicado deportivamente y me molesta tener un presidente que prefiere su beneficio personal, a nivel político, de imagen, antes del beneficio deportivo. No hay que engañar y decir que somos unos favoritos clarísimos; somos favoritos. Pero Blake acaba de ganar al nivel del mar, Roddick también. No estamos jugando contra el número 50 y 60 del mundo, sino el numero 5, 6 y 8 del mundo, y contra la mejor pareja de dobles del mundo. Las sedes que han intentado deben protestar porque han sido engañadas -Tenerife, Bendorm y Gijón-, diga lo que diga este señor".

Nadal, al igual que en esta situación presente, no estaba de acuerdo con sus imposiciones. "Con él hemos terminado. Los jugadores están totalmente unidos en eso, no nos sentimos representados por él. Nosotros no nos sentimos representados por él y no le queremos. Con él hemos terminado. Hemos marcado una línea. Si el presidente dice una cosa y hace otra, en infinidad de ocasiones, no puede seguir siendo nuestro presidente. Muñoz prefiere su beneficio personal y político al deportivo".

Los jugadores llegaron a firmar una carta conjunta, negándose a comparecer en cualquier acto en el que estuviese presente Pedro Muñoz, alegando "actitudes caprichosas, dictatoriales y manipuladoras". Sentimientos y cruce de palabras muy similares a los que se están viviendo en estos momentos. Tras esa carta, Carlos Moyá, Juan Carlos Ferrero o Juan Avendaño admitieron recibir mensajes SMS amenazantes y despreciativos por parte del Presidente de la RFET.

Carlos Moyá, capitán de Copa Davis saliente de la situación actual, afirmaba en aquel 2008, en plena batalla con los dirigentes, lo siguiente: "Es una guerra dura que, lejos de ablandarse, se está endureciendo más. Nos están echando un pulso duro y las posturas no se están acercando para nada". Palabras que textualmente podrían ser trasladadas a nuestro días por cualquiera de los jugadores que se han posicionado en contra de José Luis Escañuela. Una historia que se repite.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes