Nadal se acerca al objetivo

El español supera sin apenas sufrimiento a Gael Monfils (6-3, 6-4) y vuelve a una final sobre hierba cuatro años después. Su rival será Marin Cilic o Viktor Troicki.

Rafa Nadal se clasificó para su tercera final de la temporada tras derrotar a Gael Monfils en las semifinales del ATP 250 de Stuttgart en una hora y 19 minutos tiempo (6-3, 6-4). La cita era más complicada de lo que en principio el marcador pueda parecer, con una victoria en sets corridos para el vigente campeón de Buenos Aires y finalista en Madrid. Dos quiebres al servicio del francés, uno por manga, fueron suficientes para que el español vuelva a disputar una corona sobre hierba, algo que no sucedía desde Wimbledon 2011

El primer parcial fue un caos por ambas direcciones, con sendos jugadores regalando bolas de ruptura pero ninguno sabiendo cómo aprovecharlas. Monfils se apoyaba en su gran servicio (llegó a conectar once saques directos) mientras que Rafa se hacía fuerte desde el fondo de la pista fallando menos pelotas que su rival y ganando en agresividad. Finalmente, fue en el sexto juego cuando el de Manacor subió el pistón para dar el primer mordisco al encuentro e irse al descanso un paso más cerca del triunfo.

Gael no era Gael. Todo el peligro y la competitividad que el galo suele ofrecer en tierra batida o en cemento quedaba reducida a nada sobre el terreno más fugaz del circuito, sumando errores no forzados en la red de una manera escandalosa y castigando unas maltrechas rodillas sobre el tapete alemán. Esto lo sabía Rafa que siempre intentaba jugar un intercambio más, obligando a Monfils a fallar siempre en las situaciones comprometidas. En el segundo set la historia se repetía aunque el break llegó algo más tarde. Justo en el noveno juego, el más importante, con 5-4 para Nadal y servicio para poner el punto y final a la tarde.

La expectativa cerraba así un episodio frustrante para el espectador que esperaba aquí una gran lucha y se fue tras ver un poco de ‘showtime’ en la red a cargo de Monfils y un monstruo como Rafa haciéndose cada vez más fuerte desde la línea de base. Mañana el español estará en la séptima final de su carrera sobre césped (ganó en Queen’s 2008 y Wimbledon 2008,2010), un recuerdo demasiado lejano para alguien acostumbrado a celebrar triunfos allá donde vaya. Su rival saldrá del ganador entre Viktor Troicki y Marin Cilic.

Comentarios recientes