Nadal sigue en cuidados intensivos

Con un juego irregular, Rafael Nadal sufrió para superar a Marcos Baghdatis en tres sets en su primer partido del año sobre hierba 

Rafael Nadal derrotó a Marcos Baghdatis en la segunda ronda del torneo de Stuttgart: 7-6(5), 6-7(4) y 6-2. El estreno de Nadal sobre hierba en 2015 apenas dejó conclusiones positivas al margen del resultado. El juego del tenista español reflejó su vulnerabilidad en los últimos meses y su pasado sobre hierba en los últimos años.

Baghdatis, un veterano en proceso de rehabilitación que alcanzó las semifinales de Wimbledon en 2006, puso a Nadal contra las cuerdas. La hierba exige al tenista español un cambio de mentalidad, un talante más agresivo. Nadal siempre ha entendido este reto, pero no ha encontrado argumentos desde 2012.

Nadal.

El primer servicio fue el aspecto más positivo de su juego en la tarde de hoy. El saque abierto y su gran acierto en el primer set (74 por ciento) fue el camino más efectivo que Nadal encontró para sumar puntos. El resto, un golpe que le ha limitado especialmente sobre hierba en los últimos tiempos, volvió a quedar en evidencia. En el primer set, Rafa sólo ganó un punto de 17 tras primer saque de Baghdatis.

Pero las lagunas de Nadal fueron más allá del resto. En líneas generales, sus golpes no fueron dominantes en los intercambios, y su derecha volvió a sufrir fases de descontrol. Nadal vivía un calvario sin su primer saque en la fase inicial. Cada juego al servicio era un ejercicio de supervivencia para el tenista balear (salvó ocho de nueve puntos de break en contra durante el primer set). Sin embargo, su capacidad de reacción en los momentos críticos definió este parcial a su favor.

Nadal.

Con el paso de los minutos, Nadal comenzó a golpear con mayor decisión desde el fondo de la pista y a frecuentar las visitas a la red con la volea como objetivo, pero su mejoría fue efímera. Rafa volvió a la inestabilidad con su servicio y acusó las devoluciones más agresivas de Baghdatis, cuya reacción mediado el segundo set alteró el guión.

Nadal asumió la dureza del partido. Su actitud positiva resultó determinante, y dos restos brillantes con su derecha, una excepción a lo visto esta tarde, volvieron a darle el control en el marcador. En ese momento, Baghdatis se apagó. La mentalidad levantó hoy a Nadal, pero su tenis sigue en cuidados intensivos.

Comentarios recientes