Djokovic destrona a Nadal

Novak Djokovic superó a Rafael Nadal en los cuartos de final de Roland Garros. El tenista español sufre la segunda derrota de su carrera en la tierra parisina

Rafael Nadal.
Rafael Nadal.

Novak Djokovic puso fin a la hegemonía de Rafael Nadal en Roland Garros. El tenista serbio, favorito en esta ocasión frente al rey de París, fue el vencedor de una colisión que provocaba temblores en la tierra desde el momento en que se sorteó el cuadro. El número uno superó al nueve veces campeón del torneo (7-5, 6-3, 6-1) y se acerca al único título de Grand Slam que falta en su palmarés.

El duelo reflejó el pasado reciente de ambos, aunque algunos pasajes recordaron a episodios anteriores entre Nadal y Djokovic en Roland Garros. Novak, fiel a unos parámetros que ejecuta de forma casi automática, dominó con suficiencia la fase inicial del partido. El serbio imponía un tenis agresivo, pero con criterio, que incluía golpes paralelos y subidas a la red. Nadal se convertía en una víctima. Mientras el serbio no mostraba fisuras, el tenista balear no encontraba argumentos que desestabilizaran a su rival.

Djokovic.

El Djokovic más dominador dio un golpe de autoridad (4-0) tras el cual apareció Nadal. Rafa gritó su primer ‘Vamos’ como quien intenta huir de una tortura. Y durante muchos minutos, lo consiguió. Nadal empezó a morder con su derecha y sus bolas altas incomodaron al serbio, que también se mostraba dubitativo en la definición. Además, el servicio del jugador español empezaba a ser efectivo.

Con tenis, piernas y corazón, Nadal remontó una desventaja de cuatro juegos. Sin embargo, a partir de ese momento, se reencontró con el mejor Djokovic. El serbio recuperó la iniciativa creando ángulos desde todos los lados de la pista. Nadal, fiel a su ADN, exigía a su rival ganar dos veces cada punto y se mantenía con vida en la batalla del primer parcial. Pero tras 67 minutos y seis puntos de set, Djokovic la ganaba (7-5).

Nadal.

Nadal no decaía pese a encajar un duro golpe. Mostraba su carácter luchador, su alma de campeón, competía con decisión y valentía, apostaba por subir a la red… pero el ritmo de crucero de Djokovic era superior y no permitía concesiones. Nadal encadenó errores con su derecha paralela, un riesgo necesario e inevitable para dañar al número uno, que le condenaron en el segundo set.

La inercia negativa en el marcador pesó como una losa sobre Nadal. En esta ocasión, su actitud resultó insuficiente ante la excelencia tenística de Djokovic. En un triste día de cumpleaños, Nadal cayó en su tierra. Tras seis derrotas ante el español en Roland Garros, Djokovic emuló la proeza de Robin Soderling en 2009 y condenó a Nadal. Novak derriba una barrera histórica que le acerca al sueño de triunfar en París.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter