Federer, por la vía rápida, despacha a Monfils y se planta en cuartos de final

Roger Federer vapuleó por la vía rápida a Gael Monfils, se metió por 11º vez en cuartos de final de Roland Garros. Espera a Stan Wawrinka por un lugar en semifinales.

 

Se reanudaba la batalla entre Federer y Monfils en condiciones bastante diferentes a las que ambos jugadores habían acabado en la jornada del domingo por falta de luz. Hoy en Roland Garros brillaba el sol, hacía calorcito y la pista estaba seca. Federer sonreía de entrada al ver que poco iba a parecerse este nuevo partido de hoy al de ayer. La Philippe Chatrirer estaba rápida, con una pelota muy viva y esto, el suizo, lo agradeció para despachar a Gael Monfils por 6-3, 4-6, 6-4 y 6-1 en un visto y no visto.

Federer tenía que aprovechar estas condiciones que le venían como anillo al dedo a su juego veloz, rápido y explosivo. Tenía que tirar de saque, de derecha y de lo que fuera para meterle velocidad a cada golpe, a cada pelota. Así fue como salió absolutamente decidido a que este nuevo partido al mejor de tres sets fuera un campo de batalla donde salían las bombas por todos los lados.

Monfils presentó algo de batalla en el tercer set, el primero de hoy, pero luego no aguantó. No se encontraba bien físicamente, era una sombra de la ‘pantera’ que se vio ayer. Su movilidad no era la misma, las piernas no le volaban ni tenía esa chispa en cada golpe. Federer, astuto, olió sangre y fue a cuchillo. No tuvo piedad con el francés que inventaba golpes de cortado de derecha, dejadas impertinentes y tiros impropios de un jugador en óptimas condiciones físicas. Intentaba ensuciarle el partido al helvético pero no había manera.

Federer estaba concentrado, sabía que tenía una buena oportunidad de ir por la vía rápida y no la desaprovechó. Subió a la red a cerrar los puntos, movió a Monfils de lado a lado para que corriera y se esforzara, estuvo firme al saque y supo aprovechar su enorme variedad de efectos y golpes para hacerse con el partido de manera cómoda ante una Philippe Chatrier que estaba enmudecida.

Con la victoria ante Monfils, Roger Federer se clasificó por decimoprimera vez a los cuartos de final de Roland Garros y en esta instancia chocará con su compatriota Stan Wawrinka, quien derrotó a Gilles Simon. Federer no hace ruido pero en su superficie menos predilecta continúa haciendo resultados de genio.

Comentarios recientes