Las licencias de tenis en España, en caída libre

El tenis perdió más de 14.000 licencias en un solo año. El judo, el balonmano, la caza, y la montaña y escalada tienen más federados que el deporte de la raqueta.
 

Se hizo oficial la segunda edición del Anuario de Estadísticas Deportivas, publicación de periodicidad anual implantada en 2013, que recoge una selección de los resultados estadísticos más relevantes del ámbito deportivo y federativo. Su objetivo esencial, como se publica en el anuario, es proporcionar una selección de los resultados estadísticos más significativos del ámbito deportivo procedentes de diversas fuentes para facilitar el conocimiento de la situación y de la evolución del sector en España.

El fútbol es el deporte rey en España, el que arrasa por encima de todos con una amplia diferencia. El baloncesto, con menos de la mitad de federados que el fútbol, es el segundo deporte más practicado seguido de la caza que obtiene más de 350.000 licencias. Más abajo están el golf, la montaña y escalada, el judo, el balonmano y recién en octava posición aparece el tenis con 89.830 licencias federativas. Un número bastante pobre en comparaciones a temporadas anteriores ya que cayeron más de 14.000 licencias en tan solo un año. En 2012, España contaba con 103.898 federados, a día de hoy no llega a los 90.000.

Licencias federativas por deporte (2013)

Fútbol: 855.897

Baloncesto: 400.153

Caza: 350.765

Golf: 294.884

Montaña y escalada: 169.188

Judo: 106.466

Balonmano: 91.819

Tenis: 89.830

Ciclismo: 65.339

Atletismo: 62.355

Catalunya sigue siendo la Comunidad Autónoma con mayor número de federados (28.370), seguido de Madrid (18.112), la Comunidad Valenciana (11.320) y Andalucía (7.632). Las licencias corresponden mayormente a los hombres (72,3%) mientras que las mujeres son un 27,7 de los federados totales. En Catalunya es donde se concentra la mayor cantidad de clubes de tenis, 246. Andalucía con 197 es segunda, la Comunidad Valenciana con 150 es la tercera mientras que Madrid se ubica cuarta y cuenta con 111 clubes de tenis.

Curiosamente el descenso de licencias de tenis en España coincide con la cosecha de éxitos deportivos en la élite y pasa por un buen momento en el tenis masculino como femenino a nivel individual: Rafa Nadal y David Ferrer están ubicados entre los diez mejores del mundo, España es el país con mayor número de representantes (12) entre los cien mejores del ranking ATP, Carla Suárez está en octava posición del ranking WTA y aparece una generación de jóvenes que promete guerra con Sorribes, Badosa, Munar, Martínez-Portero o Güell, entre otros.

Sin embargo, a nivel grupal España está sumergida en una crisis: los equipos de Copa Davis y Copa Federación están en segunda división a pesar de ser una referencia a nivel mundial y la RFET y su presidente, José Luis Escañuela, están en constante entredicho por su manera de actuar. El tenis español a nivel federativo pierde adeptos año tras año y en la actualidad se encuentra en un profundo pozo del que parece que costará salir si no se pone remedio a tiempo.

Comentarios recientes