¿Dónde quedará el récord de Masters 1000 tras el paso de esta era?

La tiranía de Djokovic, Nadal y Federer está creando una distancia asombrosa en el número de triunfos en torneos de Masters 1000. ¿Dónde quedará el récord?

Novak Djokovic consiguió este pasado domingo su 4º Masters 1000 del curso, engrosando de títulos un 2015 que va camino de ser histórico. Es en ese territorio, en los torneos más importantes fuera del Grand Slams, donde el balcánco marca las diferencias, estando en disposición de alcanzar a Rafa Nadal en el corto plazo y actualizar así un récord que hoy nos parece rutina cuando la perspectiva marca un punto fijo en la historia. Los números en estas primeras dos décadas de este siglo seguramente serán imbatidos por muchísimo tiempo.

El número 1 del mundo ha sobrepasado a Roger Federer (23), colocándose, con 24 títulos de tal categoría, en segundo lugar histórico entre los máximos ganadores de Masters 1000, a sólo tres cetros del español Rafael Nadal (24). De esta constante actualización en acumular cifras y récords, con aún varios años por delante para perpetuar todas las estadísticas, asusta el acudir tanto al pasado como al presente para valorar lo que el tenis está viviendo y lo que puede no volver a vivir en varios lustros.

Desde que la ATP comenzó a organizar cada evento del circuito, en 1990, los Championship Series, llamados sucesivamente en el tiempo Mercedes Super 9 (1993), Tennis Masters Series (2000) Masters Series (2004) y Masters 1000 (2009), la categoría tuvo en sus primeros 15 años un palmarés bastante variado y disgregado entre multitud de tenistas. Cada superficie presentaba sus propios favoritos, siendo el reparto más competido y abierto.

Comparando las cifras que actualmente acumulan Federer, Nadal y Djokovic, no deja de sorprender la increíble distancia actual con jugadores ya retirados y la que aún pueden aumentar en próximas temporadas. El listón puede quedar difícilmente superable en décadas. Hasta la llegada progresiva de los tres al circuito, los líderes de tal clasificación, Andre Agassi y Pete Sampras, figuraban con 17 y 11 títulos de Masters 1000, números los del siete veces campeón de Wimbledon que el propio Djokovic podría igualar con sus dos mejores temporadas.

El dominio de todas las superficies, así como la gran diferencia técnica, mental y física con respecto al resto ha marcado un dato al que se suele acudir con cada título logrado por alguno de los cuatro mejores jugadores desde 2005. De los 95 torneos disputados desde ese preciso año, únicamente 14 pertenecen a otros jugadores. Un 85.3% de las ediciones de los últimos 10 años llevan el nombre de Novak, Rafa, Roger o Andy.

La pregunta es dónde situarán el listón. Aunque bajen el ritmo, no es descabellado que, principalmente Novak y Nadal, se acerquen o sobrepasen los 40 trofeos de entre los 9 torneos más importantes del calendario ATP.

Comentarios recientes