Sharapova recupera su trono en Roma

La rusa remonta un partido en el que fue dominada pero donde el físico y la potencia se acabaron imponiendo en un tercer set eclipsado por el cansancio

Maria Sharapova se proclamó campeona por tercera vez en el torneo Premier de Roma tras batir en dos horas y media a Carla Suárez Navarro (4-6, 7-5, 6-1) en un partido donde fue de menos a más y en el que la experiencia en finales fue determinante. La española lo tuvo en su mano tras un primer set brillante pero no fue suficiente.

Después de ganar al hilo a Eugenie Bouchard (6º), Petra Kvitova (4º) y Simona Halep (2º), cualquier estadística o historial entre jugadoras se caía por su propio peso, mucho más si hablamos de una final. Carla saltó a la pista sabiendo que lo que había hecho era de otro planeta, pero con el objetivo de hacer un último esfuerzo. Enfrente Sharapova, bicampeona del torneo y tenista con más envergadura del top10, abusando de unos centímetros por los que ella pagaría. Aunque quizás para ganarle, no le hicieran falta.

La rusa apretaba en los intercambios intentando acelerar el punto y amarrarlo lo antes posible, a base de cañonazos y gritos insufribles. Pero fue justo desde el saque, una de sus mayores armas, donde Sharapova no daba la talla, situación que Carla en seguida supo sacarle punta para anotarse la primera manga con un solitario break que en ningún momento peligró. Un paso más hacia la gloria, un poco más cerca del premio, un set para hacer historia.

Xavier Budó se encargó de bajar unos minutos para repasar el guión junto a su pupila e intentar cerrar el telón en el segundo acto. El servicio de ‘Masha’, lo que tanto miedo daba a principio del encuentro, estaba siendo su mayor aliado. La de Nyagan no acertaba con su saque y las dobles faltas se acumulaban en su raqueta. Mientras, la canaria aguantaba de revés y aleccionaba con su derecha, variando las direcciones y los efectos de la bola a su antojo. Un tenis cargado de matices que muy pocas jugadores del ranking podrían llegar a ofrecer.

La segunda manga, como todas las buenas finales, se equilibró a favor de la rusa, quien rompería el servicio de su rival en el cuarto juego ayudándose de su experiencia para manejar las situaciones de presión. Pero el set todavía no estaba escrito. La española lo recuperó para volver al 5-5, aunque sería un remar para acabar en la orilla. Sharapova tiró de galones con 6-5 arriba y, con un superbreak, firmaría las tablas en el marcador y mandaba la final al set definitivo.

Tras dos parciales de auténtica batalla mental, el talento dejó paso al físico y a la potencia, una fórmula difícil de defender cuando vienes de ganar a tres jugadoras del top-10. Carla pagó el desgaste corporal y psicológico, viéndose arrasada en la pista frenta a una rusa que cada punto se hacía más grande. Una velada amarga que para nada mancha la fantástica semana de la canaria en suelo italiano.

Amberes, Miami y ahora Roma. Diferentes ciudades, diferentes rivales pero siempre el mismo resultado. Nueve finales disputadas por Carla Suárez y solamente una victoria, triste bagaje para una jugadora a la que solo le queda ese pasito para acabar de creérselo. Todo lo contrario que Sharapova, que levantó su segundo título de 2015, el 35 de su carrera, y mañana volverá a ser la número dos de la clasificación. En Roland Garros, una nueva oportunidad espera para ambas.

Comentarios recientes