Almagro humaniza a Djokovic

Novak Djokovic necesitó tres sets para derrotar a Nicolás Almagro en Roma. El número uno comenzó como un emperador y acabó como un gladiador

Novak Djokovic.
Novak Djokovic.

Novak Djokovic superó con dificultad a Nicolás Almagro en la segunda ronda del Masters 1000 de Roma: 6-1, 6-7(5) y 6-3. El número uno mundial reapareció con la misma jerarquía de los últimos meses, con una ascendencia sobre su rival equiparable a la de los emperadores de la antigua Roma, pero acabó luchando como un gladiador sobre la tierra para evitar su condena a la derrota.

El volcánico Almagro, que hundido en el ranking (nº 174) lucha por recuperar el estatus previo a su lesión de pie, suponía un estreno incómodo para Novak, ganador del torneo hace un año. Los intercambios cortos marcaban este duelo sobre una tierra seca en la calurosa tarde romana. Djokovic dominaba de forma rutinaria con su combinación de saque abierto y derecha, mientras Almagro acusaba su inferior movilidad cuando el primer servicio no le ayudaba.

Djokovic.

Tras segundo servicio, el serbio ganaba el 78 por ciento de los puntos jugados en el primer set. El español, apenas el 38 por ciento. Un dato revelador del dominio de Djokovic en los intercambios neutrales.

Sin embargo, Almagro no se resignó a pesar de su notable inferioridad en el primer parcial. La versión más furiosa y agresiva del murciano, especialmente dañina en el lado de su revés, tuteó al número uno y abrió una nueva dimensión en el partido.

Djokovic asumió la exigencia del reto. Mantuvo la estabilidad mental y su habitual consistencia hasta el punto de dominar el tie-break (5-2). En ese momento, la dinamita de Nicolás humanizó a Novak, que cedió terreno hasta perder toda su ventaja.

Almagro.

Almagro cuestionaba la jerarquía del número uno mundial, que no pierde en un gran torneo desde las semifinales de Shanghái (octubre de 2014). El paso de los minutos y de los juegos reducía el margen de error. Y fue entonces cuando apareció la inconsistencia de Almagro ante un rival que devora cualquier momento de debilidad.

Un Djokovic más humano superó una tarde difícil en Roma. El ganador del partido entre Thomaz Bellucci y Roberto Bautista, que derrotó a Marcel Granollers, examinará la estabilidad de su imperio en la tercera ronda.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter