Roger Federer: "La gente no se acuerda pero cuando era joven, fui muy rebelde"

El Roger Federer más cercano y personal que habrás conocido nunca se sincera en una amplia entrevista hablando sobre su visión de la vida y de su carrera.

El suizo Roger Federer se encuentra esta semana en Estambul disputando el ATP 250 de la ciudd turca. El de Basilea jamás ganó ningún título en Turquía lo que de salir victorioso allí le haría aumentar hasta 19 los distintos países en los que Roger ha ganado al menos un título. Mientras se pone a ello, Federer ha concedido una amplísima entrevista al medio suizo Bazonline.

"¿Qué haces por Estambul?", le comienzan preguntando al tenista de Basilea. "A veces tienes que reinventarte tú mismo y vivir joven y animadamente", responde. La entrevista ocurre de forma distendida y Federer se muestra abierto a cualquier pregunta siempre que se salga de lo normal. "Si me quieres preguntar por quién es el favorito en Roland Garros no hace falta que nos sentemos aquí para ello. Siempre me preguntan eso en cualquier sala de prensa. Por eso hago a veces el #AskRoger en Twitter porque me gusta responder a preguntas nuevas o inusuales que no hacen los periodistas. Ahora últimamente me preguntan mucho si volveré a ganar torneos porque ya soy veterano".

Preguntado sobre si hay alguna rutina que eliminaría de su vida, Roger lo tiene claro: "No lo dudo, las tres horas previas al partido donde tengo que calentar, estirar, masaje, una ducha, comer algo y luego ir al partido. Me gustaría presentarme allí, jugar y listo. Eso sería genial. Como los tenistas aficionados que van al club, golpean cinco pelotas y se van".

Los tenistas no suelen tener mucho tiempo libre cuando viajan de un lado a otro cada semana. Federer no es una excepción. "La última vez que pude salir a pasear por una ciudad fue en París. Cogimos a los niños y nos fuimos andando desde el hotel hacia Notre Dame y acabamos en una calle sin salida. No teníamos ni idea de dónde estábamos pero disfrutamos del sol y fuimos a comer helado. Cuando vas con los niños tienes que improvisar constantemente. Hacer algo espontáneamente a veces me da una sensación de normalidad que me hace falta". "Es una lástima que no pueda salir más a conocer las ciudades pero es lo que hay. Ahora por ejemplo, en Turquía, he ido por primera vez a un baño turco y me ha encantado de poder hacer algo nuevo por primera vez".


El periodista le pregunta por qué se decidió ir a Estambul, justo antes de los Masters 1000 de Madrid y Roma. "Tiene que ver con mi infancia, cuando estaba en el colegio. A mi clase se unió una niña turca que no habalaba apenas nada de alemán. Nosotros le enseñábamos a ella alemán y ella a nosotros turco. Sé algunas cosas de este idioma... bir, iki, üç, dört, beç. ¡Vaya, aún me acuerdo!", comenta entre risas Federer.

Roger confiesa que de las primeras cosas que ha hecho en Turquía ha sido ir a probar la comida local. "Me encanta probar diferentes comidas del mundo. India, mexicana, oriental... Tengo un buen estómago. Comer es una de mis aficiones". El de Basilea ordena por preferencias sus cocinas favoritas. "En el número 1 la suiza, luego la italiana y en tercer lugar la oriental. Ahora estoy mucho con la comida peruana, que es muy diferente pero me encanta".

El suizo ha viajado por medio mundo aunque hay lugares que aún no ha podido visitar. "Hay algunos países de África que no he visitado. Mi padre me cuenta cosas geniales de Namibia. En Sudáfrica he estado pero nunca jugué a tenis allí. Lo que sí tengo claro es que en el futuro voy a recorres países en coche. Me gustaría conducir de una punta a otra de Italia y visitar países de Asia ya que soy un Asiafan". ¿No tiene miedo a nada?, le pregunta el periodista. "Como dice el refrán: Los humanos somos criaturas de hábito. El hombre es un animal de costumbres. Especialmente con la seguridad de la familia es importante pero por lo demás, estoy abierto a lo desconocido y a buscar nuevas cosas en mi vida".

Eso sí, en lo que concierne a cambiar las normas del tenis, Roger no se muestra tan abierto. "Con Hewitt jugué una exhibición con un set a cuatro juegos y sin deuce. Esas cosas creo que están bien para torneos de Club y nivel inferior pero no para el tenis de alto nivel. Soy muy tradicional respecto a esto. No creo que las normas actuales del tenis estén obsoletas. Eso es exactamente el encanto del tenis, que nadie sabe si un juego va a durar 55 minutos, dos horas o seis".

Cuando se retire, Federer aún no tiene claro lo que hará pero sí sabe que no parará quieto. "Con los niños es imposible estar en calma. Siempre hay algo que hacer y eso me gusta. No puedo estar sentado en un rincón sin hace rnada durante un par de horas. Me gusta tener gente a mi alrededor y por supuesto, a mi familia".

Roger no cambiaría tampoco nada si pudiera volver atrás en su vida. "Cada experiencia que tuve en mi vida me ha llevado a estar donde estoy. La gente a veces se olvida pero cuando era joven, era muy rebelde, salía mucho con los chicos malos del Tennis Center como Marco Chiudinelli (risas). Luego ya con 13 años me fui a Ecublens donde vivía casi como en un internado. Fue una de las experiencias más duras pero también muy formativas en mi vida". "Lo que importa en la vida es aprender de los errores cuando haces algo mal para no volver a repetirlos. Es algo que se puede extrapolar al tenis. Cuando haces un juego muy malo, tienes que pensar en el siguiente lo que hiciste mal para no volver a cometer los mismos fallos". Pero tiene claro cuáles han sido las decisiones más acertadas en su vida. "La elección de mis entrenadores, mi preparador físico y mi esposa".

La entrevista acaba con una última pregunta muy clara del periodista. "Bueno, ya para acabar, ¿quién es el favorito para Roland Garros?". "Jaja, buen intento". Este es el Roger más cercano y personal.

Comentarios recientes