Federer: "En Roland Garros espero hacer mínimo semifinales"

En una entrevista para un diario alemán, el suizo Roger Federer habla sobre su vida como padre de cuatro hijos, de las Olimpiadas de Río y de sus próximos objetivos.

A sus casi 34 años, Roger Federer aún no piensa en retirarse. En una entrevista para el diario alemán Faz, el suizo charla de manera distendida sobre su vida en familia junto a su mujer y sus cuatro hijos, sus objetivos más inmediatos como las Olimpiadas de Río de Janeiro y Roland Garros y Wimbledon y sus anécdotas de lo que hace con la raqueta cuando se enfada mientras entrena. El Federer más cercano.

"Es un privilegio tanto para Mirka como para mí experimentar esto como padres", comienza diciendo el helvético. "Comencé a viajar por el mundo cuando tenía 13 años y veinte años después aquí sigo, jugando, pero ahora viajo de una manera completamente diferente. En el pasado viajaba solo, tal vez con mi entrenador, mis padres o mi mujer pero ahora es algo completamente diferente. Lo que estoy viviendo desde hace seis años es algo totalmente nuevo para mí, como en los primeros diez años de mi carrera. Con la experiencia de tantos años le puedo enseñar a mis niños cómo comportarse en los viajes, explicarles las diferentes culturas que existen... es una gran lección de vida".

Para Roger, aunque la derrota en Australia de manera tan temprana fue una decepción, "ante Seppi jugué fatal, no entiendo cómo todo salió tan mal", le quiso ver el lado positivo y usó esos días libres para descansar. "Para mí fue muy importante esa semana libre. Necesitaba ese descanso con urgencia porque el año pasado jugué muchos torneos, incluyendo la Copa Davis. Usé ese tiempo para estar con mi familia y poder esquiar en Suiza. Luego, trabajé con mi preparador físico, Pierre Paganini en mi estructura muscular para afrontar las siguientes semanas con garantías", explica el número 2 del mundo.

Ahora, afronta la temporada de tierra batida y se olvida del torneo de Roma cuando habla de sus próximas citas. "Después de Montecarlo, espero hacerlo bien en Estambul, Madrid y París. En Roland Garros espero hacer mínimo semifinales. Eso es lo que tengo en mi cabeza", se sincera Federer. "Pero está claro que la temporada de hierba es la más importante para mí con Halle y Wimbledon. Este año puedo poner más prioridad sobre la hierba por la semana extra de descanso entre París y Wimbledon".


Río de Janeiro acogerá las Olimpiadas el próximo año. Algo que ya está en la mente de Roger. "Martina (Hingis) me preguntó en Dubai si quería jugar con ella. Siempre la he admirado pero para mí ahora es difícil decir si juego sólo o las tres disciplinas (singles, dobles y mixtos). Con Stan (Wawrinka) jugaré el dobles. Desde luego, cuantas más disciplinas juegue más posibilidades de conseguir medalla tendré".

Después de las pasadas Olimpiadas en Londres muchos pensaban que Federer no llegaría a las de Río. "Yo mismo me sorprendo seguir de gira a mis casi 34 años y después de 17 años de profesional pero mi meta siempre fue jugar el mayor tiempo posible. Continúo aún sabiendo que no puedo ganar todos los torneos.

Federer también quiso analizar el estado actual del tenis masculino. "Djokovic sabe su juego a la perfección, sabe cómo debe de jugar siempre, sobre todo en pista dura. Cuando las cosas se ponen difíciles para él, siempre encuentra el camino debido a su confianza en sí mismo", comenta el de Basilea, que cree que el top del tenis mundial seguirá protagonizado por los mismos de ahora, el Big 4. "Nadal, Djokovic, Murray y yo seguiremos ahí arriba aunque los Raonic, Berdych y Nishikori están muy bien".

Al suizo se le ha visto varias veces entrenando con chicos jóvenes que comienzan en el circuito. Preguntado sobre si vienen ellos hacia él o al revés, Roger responde: "Siempre voy yo para romper el hielo aunque a veces vienen ellos también". Roger no se ve en un futuro entrenando a sus hijos, donde sus gemelas ya comienzan a coger la raqueta a su temprana edad. "Para mí es importante que estén interesados en el deporte. Yo les puedo ayudar en muchas cosas pero de entrenador, preferiría que no", afirma.

El periodista también quiso preguntarle a Federer sobre el hecho de que Djokovic rompiera varias raquetas en Indian Wells y Miami, algo por lo que se criticó mucho al serbio. "Yo también me enfado a veces, sobre todo mientras entreno, muchas veces más que cuando juego. Una vez en Montecarlo, entrenando con Kohlschreiber, me enfadé por fallar una bola que se me quedó en la red y tiré mi raqueta al suelo y la quise patear como si fuese una pelota de fútbol pero fallé y ni le di con el pie. También he tirado mi raqueta al bosque algunas veces y he tenido que ir a por ella. Me gusta ver que todavía tengo ese fuego de mi juventud en mi interior pero es importante mantener controlada esa ira en tu cabeza".

Para finalizar, el actual número 2 del mundo lanza uno de sus objetivos soñados actualmente. "Los puntos del ranking son importantes porque te hacen estar arriba y tener un mejor cuadro en los torneos de Grand Slam pero si estoy número 6 o 10 me da igual. Lo que voy es a la caza de puntos para volver a ser número 1 con uno o dos torneos más de Grand Slam".

Comentarios recientes