Djokovic: "Enfrentar a Nadal es el desafío más grande sobre tierra batida"

Serbio y español jugarán una final anticipada en el Country Club de Montecarlo, escribiendo su duelo número 43 sobre una pista de tenis

Lejos de mostrarse preocupado o asustado, Novak Djokovic se mostró seguro y reforzado de cara al partido que tendrá esta misma tarde en las semifinales del Masters 1000 de Montecarlo. Su rival no será otro que Rafa Nadal, quien domina el historial de enfrentamientos por 23-19, aunque el serbio para nada lo ve como un problema, todo lo contrario, se muestra preparado ante el reto: "Enfrentar a Rafa es el desafío más grande que hay sobre tierra batida".

Su titulo aquí en 2013 fue precisamente el que cortó una larga racha de éxitos del manacorí sobre la arcilla monegasca, quien venía coronándose ininterrumpidamente desde la temporada 2005. Aquello sirvió como punto de inflexión para el serbio, que mostró el camino para vencer al español sobre su superficie predilecta y, pese a que en 2014 el de Manacor tampoco pudo recuperar el trono en el principado, Novak sabe bien a quién se enfrenta y el respeto que le trae: "Rafa ha tenido muchos éxitos en esta superficie y, en particular, en este torneo".

Su camino hasta el sábado no ha podido ser más placentero, cediendo solo 12 juegos en sus tres partidos previos. Los espectadores apenas han podido verle 207 minutos en acción, todo lo contrario que Nadal, quien viene de superar un par de batallas a cara de perro ante John Isner y David Ferrer. "Creo que fisicamente estoy preparado, no estoy cansado porque no he pasado mucho tiempo en la pista", señaló el número uno del mundo, aunque para resolver su siguiente cita necesitará algo más que dos piernas veloces, aspecto que recalcó minutos después: "Debo prepararme mentalmente si quiereo ganar".

Albert Ramos, Andreas Haider-Maurer o Marin Cilic ya han probado la medicina balcánica a lo largo de esta semana, un nivel de tenis que roza los picos más altos de su carrera y que no entiende de rivales, superficies o torneos. Djokovic no solo gana, también arrasa. Rara es la semana que no le vemos endosar un 'rosco' a un rival en alguno de sus encuentros. Está en estado de gracia y él lo sabe, aunque no es algo que pueda durar eternamente: "Estoy sintiendo la bola realmente bien, así que espero seguir jugando así. Sé que ante Rafa voy a tener que mantener un nivel de juego alto durante todo el partido", señaló el de Belgrado.

En el otro lado del cuadro esperan Tomas Berdych y Gael Monfils, luchando por un puesto en la final donde, pase lo que pase, no partirán com favoritos al título. Las castañas más calientes estarán en la otra semifinal, donde dos hombres con distintas narrativas buscan dar un golpe sobre la mesa. Para Nadal sería algo más que una victoria, una prueba irrefutable de que puede plantarle cara al gran dominador del circuito. En el caso de que ganara Djokovic, estaríamos ante el pan de cada semana.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes