Stakhovsky: “Si estás en el top 100 y viajas con entrenador, terminarás el año ganando 20.000 ó 30.000 dólares”

Sergiy Stakhovsky y Benjamin Becker, habituales en los torneos de primer nivel de la ATP, analizan los costes económicos que exige el circuito

Las vicisitudes económicas en el tenis profesional no sólo afectan a los jugadores habituales en torneos Challenger o Futures. Benjamin Becker (no. 44 del ranking ATP) y Sergiy Stakhovsky (no. 51) analizan sus circunstancias económicas en la revista alemana Tennis Magazin.

“Si estás en el top 100 y viajas con entrenador, terminarás el año ganando 20.000 ó 30.000 dólares, afirma Sergiy Stakhovsky, miembro del Consejo de Jugadores de la ATP. “Los Grand Slams acaparan todo. Si empiezan a distribuir más las ganancias, tendrá sentido entrar en el top 100,” opina el tenista ucraniano. “Es posible que algunos piensen que es absurdo que un jugador que pierda en la primera ronda pueda ganar 50.000 ó 100.000 dólares, pero hay que pensar en lo que ha invertido para llegar hasta allí y jugar. Volar hasta Australia es un logro en sí mismo y lleva 24 horas. No pensaría en volar en clase turista hasta allí, eso es irreal”, dice Stakhovsky. “Normalmente, viajo en clase turista. No podemos comprar billetes de avión con antelación y tampoco billetes baratos. Los compramos frecuentemente en el mismo día del viaje”, comenta el tenista ucraniano.

stakhovsky.

“Muchos jugadores talentosos se quedan por el camino porque no se pueden pagar los viajes por sí mismos. Los premios económicos son demasiado pequeños en torneos de inferior categoría: Challengers y Futures”, afirma Benjamin Becker. El jugador alemán calcula que el año pasado gastó 130.000 euros entre entrenador, comida, vuelos y equipación, mientras los gastos de Stakhovsky fueron superiores (170.000 euros). “Después de Indian Wells y Miami, estaba perdiendo 5.000 euros (desde comienzo de año) y no hay hoteles baratos en Indian Wells. La habitación más barata cuesta 144 dólares por noche. Los premios tienen un gravamen del 38 por ciento. Estás un mínimo de tres o cuatro días antes del torneo, pagas a un entrenador, la comida, el hotel, los vuelos…”, reflexiona el ucraniano.

Benjamin Becker.

Becker también refleja la realidad de los torneos de nivel inferior a la ATP: “Todos intentan ahorrar lo que pueden. En Estados Unidos siempre me he quedado en casas de una familia. Llegué a un torneo de Ecuador en un taxi sin puertas. En la carretera había curvas y atravesamos las montañas. Me alegré de llegar vivo”.

Comentarios recientes