Previa final WTA Miami Open: Serena Williams v. Carla Suárez

El segundo Premier Mandatory de la temporada enfrenta a Serena Williams y a Carla Suárez, la máxima favorita frente a la revelación del torneo

Siempre se dijo que en una final no hay favoritos, lema que hoy tomaremos más al pie de la letra más que nunca. Tras una semana y media brillante, Carla Suárez se levanta con el objetivo de afrontar el reto más importante de su carrera. El Miami Open, segundo Premier Mandatory de la temporada, será el escenario de gala (19:00h) donde la española busque firmar su mejor triunfo de siempre ante la mejor rival de siempre, Serena Williams. Si se ha llegado hasta aquí, ¿por qué no soñar?

Con 26 años, Carla ha alcanzado el momento cumbre de su carrera. La regularidad ha pasado a ser la nota dominante en cada uno de sus torneos, resultados que le han llevado a hacer cuartos de final en todos ellos excepto en el Open de Australia. En Miami, la grancanaria ha dado un paso más, colándose hasta la disputa por el título no sin antes dar una auténtica lección de superación y pundonor. Cornet, Radwanska, Venus o Petkovic saben a lo que me refiero, una lista lo suficientemente importante como para no dar esta guerra por perdida antes de tiempo.

Pero claro, enfrente estará ella, Serena. La dominadora absoluta del circuito en los últimos años. Con 33 primaveras, la de Michigan convive plácidamente en el vestuario femenino mientras despacha a sus rivales desde el trono, alcanzando su segunda final en un curso en el que todavía no sabe lo que es perder un partido (en Indian Wells no se presentó ante Halep en semifinales). Una semana más, la menor de las Williams no ha tenido rival en su camino hasta el domingo, hecho que la sitúa como principal candidata a levantar su octavo título en Florida.

Sus enfrentamientos previos hablan claramente a favor de la estadounidense: 4-0. Australia, Roma, Nueva York y Madrid, cuatro míticos escenarios donde la jugadora de las Islas tuvo que felicitar a su rival en la red, derrotada de una manera frustrante y encajando un 6-0 en tres de las cuatro citas. Ni siquiera sabe lo que es arañarle un set, ya que nunca ha podido hacerle más de tres juegos en una manga. Números severos pertenecientes al pasado, ahora las sensaciones han cambiado y la alumna de Xavier Budó está preparada para, por fin, hincarle el diente a la 'pantera'.

Es complicado encontrar dos jugadores tan diferentes dentro del ranking. La estadounidense, representada por la dureza y la potencia, mentalidad de hierro y físico de acero, acostumbrada a ganar y a cautivar miles de portadas y entrevistas. En la otra esquina, Carla. Tímida y reservada, dirigida por un descomunal talento y un revés de la vieja escuela, siempre apartada de los focos, enfocada hacia el trabajo en la sombra para aprovechar una oportunidad como la de esta noche. Blanco y negro, el yin y el yang, dos figuras opuestas con un mismo deseo en Crandon Park.

Por supuesto, no hace falta ni qué decir que para toda España llegar a esta final ya es un triunfo. Primero por lo que significa para la grancanaria, una explosión que le llevará el próximo lunes hasta el top-10 de la WTA, pero también por el subidón de adrenalina que ha significado para el tenis femenino de nuestro país, un nicho en horas bajas desde los tiempos de Arantxa y Conchita. El aplauso ya lo tienes de tu parte, Carla. Es hora de conseguir la ovación.

Comentarios recientes