Djokovic: "La clave fue hacer que trabajara más de lo normal"

El serbio anuló el arma del "mejor sacador del circuito" para citarse con Andy Murray en la final del segundo Masters 1000 de la temporada

"Probablemente estamos ante el tenista que mejor saca en la actualidad", así definió en rueda de prensa Novak Djokovic a su última víctima en Crandon Park. El serbio alcanzó su sexta final en el Miami Open tras 90 minutos de pelea ante John Isner (7-6, 6-2) a la vez que despejaba las dudas surgidas en cada una de las rondas anteriores. Esta vez no hubo errores, ni enfados, ni regalos de ningún tipo al rival.

Desde el primer instante del encuentro se vio al balcánico inmerso en una estrategia que más adelante daría resultado. "Logré devolverle muchos servicios. Esa fue una de claves del partido, hacer que jugara y trabaja más de lo normal", admitió el hombre que, por primera vez, consiguió romper el saque del gigante americano en toda la semana. Pero Djokovic no solo estuvo atinado desde el resto, también desde la línea de servicio, consiguiendo un ace más que su rival al finalizar el encuentro (10-9).

Más allá de los saques directos, el número uno del mundo no dio ninguna opción a Isner cada vez que el primer golpe del rally salía de su raqueta. "Estoy contento de haber logrado todo lo que pretendía tácticamente antes del encuentro. Siempre es difícil jugan ante alguien que saca tan bien", declaró Djokovic después de que el jugador de Greensboro se marchara del partido sin haber visto ni una sola bola de break. Una solidez en todos los aspectos que envió al serbio directamente hacia la final del domingo.

Fue el primer duelo en el que vimos de verdad la esencia del líder del circuito, sin las preocupantes fisuras que había denotado hasta su llegada a semifinales. "Al final del día es importante mantenerse ahí mentalmente, ser paciente... He utilizado muy bien la pista y estoy satisfecho con mi actuación", sentenció el serbio tras lograr final en las tres citas más importantes del curso hasta el momento: Open de Australia, Indian Wells y Miami.

Mañana deberá enfrentarse a un rival que conoce bien, hasta en veinticinco ocasiones han llegado a cruzar espadas desde que iniciaron su andadura en la etapa profesional. Y es que Andy Murray parece ser, junto a Roger Federer, el rival a batir esta temporada, una amenaza que ya tuvo que paliar bajo el calor de Melbourne Park hace un par de meses. "Eso me da confianza y, quizás, una ventaja mental leve. Pero estamos hablando de pequeños márgenes, como siempre que jugamos entre nosotros", dicatminó el serbio acerca del H2H entre ambos y esa última cita en Australia.

Comentarios recientes