Todo un acto de deportividad

En su partido de ayer en Miami, Gael Monfils cayó al suelo en su intento por alcanzar una bola angulada de Tomas Berdych. El checo, en todo un acto de deportividad, se acercó hacia el francés y le tendió la mano para ayudarle a levantarse.

Quizás, el checo recordaba lo ocurrido hace tan solo dos meses en Rotterdam donde fue él quien cayó al suelo y Monfils el que acudió para ayudarle.

Comentarios recientes