Plácido debut de Ferrer en Miami

El de Jávea despachó sin dificultades a Delbonis y se instala en tercera ronda para otro duelo en las alturas: Lukas Rosol

David Ferrer logró una de las victorias más rápidas de su longeva carrera tras deshacerse de Federico Delbonis (6-1, 6-1) en su encuentro de debut en el Miami Open. Apenas 58 minutos le aguantó el argentino sobre la pista debido a las contínuas rágafas de golpes que el número siete del mundo le enviaba desde el otro lado de la red. Era la segunda vez que se enfrentaban (Río 2014) y el resultado no fue diferente. Triunfo del alicantino que arranca con grandes sensaciones su andadura en el segundo Masters 1000 de la temporada y alcanza las 20 victorias en 2015, registro que comparte con un único jugador: Bernard Tomic.

El convite fue un paseo de principio a fin, con un jugador apretando de manera insistente desde el fondo de la pista y el otro intentando escapar de la encerrona con unos argumentos innecesarios. Pese a que ambos iban de rojo estaba claro quién era el toro y quién el torero. Ferrer repartía a diestro y siniestro cual parabrisas y el azuleño buscaba el golpe ganador preicpitándose en la mayoría de ocasiones. Una estrategia que solo los mejores pueden activar ante el guerrero español.

Despues de una semana sombría en Indian Wells -como desgraciadamente suele ser habitual en la mochila de Ferrer- aparece la luz de Miami, lugar donde el español suele desquitarse de lo ocurrido en California para darle la vuelta a la tortilla. Solo en una ocasión en las últimas diez temporadas vimos a David marcharse sin victorias de Florida. En su mente todavía permanece aquella final de 2013 en la que el ojo de halcón y los nervios le jugaron una mala pasada ante Murray, privándole minutos más tarde de su primer Masters 1000. Menos mal que luego en París el tenis le devovlería lo que debe. Crandon Park vuelve a señalar el camino de Ferrer en una temporada en la que el mejor tenis ha vuelto a la raqueta del español.

Con cinco torneos disputados y tres títulos bajo el brazo ya nadie duda del momento de forma de David Ferrer, basta con verle volar como una centella ante el espigado argentino, como si de su primer partido en esta cancha se tratase, como si el paso de los años no apagara su amición por ganar. Una sensación de renovación constante que sitúa al de Jávea en el saco de los favoritos cada vez que él se lo proponga. Hoy la víctima fue Delbonis, el hombre con peor porcentaje en pista dura del top-100 (gana un partido de cada cuatro que juega). El siguiente en pasar por caja será Lukas Rosol, que viene de batir al joven Zverev. Otro peligroso sacador con muchos enemigos en España que seguro sube el nival del rival del duelo previo. No duden en que David también subirá el suyo.

Comentarios recientes