Djokovic resiste a la tortura de Federer

Novak Djokovic gana el Masters 1000 de Indian Wells tras derrotar a Roger Federer en una final con dos partes muy diferenciadas

Novak Djokovic.
Novak Djokovic.

Novak Djokovic revalidó su título en Indian Wells tras derrotar a Roger Federer (6-3, 6-7(5), 6-2) en una final que combinó brillantez, irracionalidad y carácter. Con esta victoria, el serbio ratifica un dominio incontestable sobre pista dura en los últimos meses. Djokovic ha triunfado en las grandes citas más recientes sobre esta superficie: Paris – Bercy, World Tour Finals, Open de Australia e Indian Wells.

La mejor versión de Djokovic, reminiscente del tenista ‘tirano’ de 2011, superó a un Federer inconsistente durante buena parte de la final. Los primeros puntos de este duelo ya reflejaban el mapa del partido: una lucha feroz por el posicionamiento óptimo en la pista, por no ceder metros sobre la línea de fondo entre dos jugadores que ejercen de monstruos cuando toman la iniciativa. Tenis a un ritmo vertiginoso.

Djokovic.

Djokovic ejecutaba su plan con una precisión casi arquitectónica. Regular con su servicio, apenas permitía los restos agresivos de Federer. El serbio mostraba una extraordinaria consistencia desde todas las posiciones de la pista, una profundidad sobresaliente en sus golpes y un resto majestuoso que neutralizaba con cierta frecuencia la iniciativa de Federer tras el saque.

Además, el suizo era demasiado impreciso desde la línea de fondo cuando tenía la oportunidad de atacar, especialmente con su derecha, y su discreto acierto con el primer saque facilitaba la labor de Djokovic. Novak ofrecía una consistencia muy superior cuando los intercambios se alargaban, y apenas cedía cuatro puntos al servicio durante el primer set.

Federer buscó un cambio de guión con subidas a la red que alteraran la estabilidad de Djokovic, pero éste se mantenía inamovible. El serbio estuvo cerca de convertir la final en un monólogo cuando disfrutó de un punto de break que le permitía optar a un 5-2 favorable en el segundo set.

Federer.

Roger salió reforzado tras superar esta situación límite. Y en ese momento, Djokovic mostró las primeras lagunas mentales de la tarde. El cambio de inercia llevó al segundo set a un tie-break en el que los errores del suizo en la red dieron una valiosa ventaja al serbio (5-3). Sin embargo, el peso de la final y de Federer cayeron con toda su fuerza sobre la cabeza de Djokovic. El tenista de Belgrado cometió dos dobles faltas consecutivas (tres durante este desempate) que dieron un giro brusco al partido.

Pero como sucedió en la final de Wimbledon 2014, Novak asimiló rápidamente las oportunidades perdidas contra Roger. Tras el exigente desenlace del segundo set, Federer sufrió una laguna que revitalizó a Djokovic. Sin embargo, el número uno no lograba consolidar su rotura de servicio y descargaba su frustración destrozando su raqueta contra el suelo. Una tortura psicológica.

Djokovic.

El carácter de Federer seguía enredando la final, pero el suizo sufría excesivamente con su segundo servicio, y una doble falta volvía a ceder a Djokovic el mando del partido. Fue el último aliento de Roger, que cayó como los grandes ante el mejor tenista del momento.

El serbio cambia la inercia de dos derrotas consecutivas contra Federer (Shanghái 2014 y Dubái 2015), e iguala los cuatro títulos del suizo en Indian Wells. Además, Novak ya suma 50 títulos como profesional, superando los 49 de su entrenador, Boris Becker.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter