Jana Novotna: "¿Es un 'superentrenador' el que no está todos los días ayudando en la cancha?

Jana Novotna habla largo y tendido con Sport360 sobre la moda de contratar "superentrenadores" (ex-grandes jugadores) y su papel sobre los tenistas

En una completísima entrevista para Sport360, la ex-tenista checa Jana Novotna trató en profundidad, entre otros pasajes, la actual moda de contratar a los llamados 'superentrenadores', grandes figuras del pasado que asesoran a los y las mejores tenistas de la actualidad para lograr un plus en motivación en la máxima élite. La checa no tuvo demasiados problemas en hablar con total claridad, sin reservarse ante ningún nombre o circunstancia.

Y es que comenzando la charla con la famosa final de Wimbledon de 1993, donde Novotna dominaba 6-7 6-1 4-1 a Steffi Graf, partido que terminaría perdiendo por 6-4 en el tercero, no parece que aquello afectara en exceso a su tenis y su rendimiento, a pesar del consuelo que recibió de la Duquesa de Kent en medio de la pista. Jana lo recuerda de manera más que positiva.

"Pienso en ello todo el tiempo. Y me encanta. Es muy divertido porque mucha gente piensa que perder así ante Graf en 1993 fue una mala experiencia. Para mí, fue lo mejor que le pasó a mi vida. Al día siguiente, a causa de todo lo que pasó durante la ceremonia y durante el partido, abrí los periódicos y estaba en primera plana de todos ellos; me sentí como la ganadora. Me dio mucha publicidad. Ahora es algo que la gente recuerda más que mi victoria en el 98". Novotna tuvo contra las cuerdas a la gran dominadora de la época. De Graf, en las previas, ya no se decía en cuantos sets o juegos ganaría.

Novotna recuerda cómo de dominante fue Graf en el momento y forma en que la alemana podría avasallar a sus oponentes en todos los grandes. "Me acuerdo de esos días en los que jugábamos en Roland Garros. Cuando le tocaba cualquier rival, no se hablaba cuántos juegos haría, sino cuántos minutos duraría el partido. Entonces terminaba, "28 minutos, bien, lo logré" (risas). No hablábamos de quien se clasificaría, sino cuánto aguantaría la rival de Steffi. ¡¡Y a lo mejor eran las semifinales de Roland Garros!!".

Jana trabaja ahora con una joven checa, Barbora Krejcikova, después de asesorar brevemente a Marion Bartoli en 2013. Novotna intenta explicar por qué más mujeres no están siguiendo su ejemplo. "Tienen familias, son demasiado egoístas, o no saben cómo entrenar. No todos las jugadoras sabe cómo entrenar. Los jugadores de tenis son egoístas, no lo digo en el mal sentido. Como jugador tienes que ser egoísta, tienes que quererlo todo para tí mismo. Así que no es fácil para ellos hacer ese cambio y ser más generoso, paciente, cuando eres el que entrena. No se trata de tí ya. Ahora es acerca de otra persona. No eres la estrella, has de sentarse atrás y verlo desde fuera".

Para Novotna, la unión Andy Murray-Mauresmo, fue un acierto. "Siempre he dicho que Andy debe ser dirigido por una mujer porque su madre fue una gran parte de su vida como tenista. Pero es la excepción. No veo a muchos jugadores tomando el mismo camino, proque en general somos muy diferentes. Las mujeres le dan muchas vueltas a la cabeza, analizan demasiado todo. Creo que los chicos (ex-profesionales contratados) lo aceptan por diferentes razones. Ellos quieren volver a tener esa publicidad y una motivación extra, porque ¿cómo puede Boris Becker mejorar Novak Djokovic? Él ya es perfecto".

La ex-campeona también tuvo palabras para Simona Halep, a quien no ve como alternativa a Sharapova y Serena. "Halep va a ser siempre buena y consistente. Puede ganar torneos de Grand Slam, pero ella será una de esas jugadoras -no en sentido negativo- que nadie va a recordar en el futuro. Una buena jugadora, sólida, luchadora, constante pero no es... 'Wow'".

"Mira lo que le pasó a Eugenie Bouchard. Tuvo un año increíble, le sacaron en las revistas, cambió el pelo y ella ya no puede manejar todo eso. Pero Sharapova sí puede hacer una sesión de fotos, caminar con tacones altos, conducir un Porsche... y luego ir a la cancha y esté como esté, nunca da pistas si está mal, ni se distrae, ni mira hacia atrás. Es increíble".

Por último, se cuestionó si de verdad se debe considerar un superentrenador a estas figuras."¿Es un super-entrenador el que va a ciertos torneos, se presenta, le da al jugador la motivación extra para ser como tú, o de verdad estás haciendo un trabajo diario? Martina Navratilova apenas va y pasa unas semanas con Radwanska esperando que le dé la motivación extra para hacerlo bien. Yo trabajo todos los días. Estoy en la cancha".

Comentarios recientes