Indian Wells, la fábrica de los errores no forzados

El torneo de California cuenta con la particularidad de disparar los errores no forzado de los mejores tenistas del mundo.

La edición de 2015 de Indian Wells está viviendo una curiosa situación: los jugadores no están mostrando una solidez propia de los mejores tenistas del mundo. Tanto chicos como chicas están sufriendo a la hora de colocar la pelota exactamente donde quieren y acumulan una cantidad abismal de fallos. Parecen estar faltos de tacto y no tienen la sensibilidad a flor de piel a la hora del impacto. Algunos tenistas, como Rafael Nadal y Andy Murray, atribuyen la enorme cantidad de errores no forzados a las pelotas diciendo que son impropias de un torneo de máxima calidad mundial. Pero... ¿qué está pasando en Indian Wells?

El primer Masters 1000 de la temporada ha sido escenario de parte de los partidos más discretos del año y algunos de los peores que disputaron gente de la talla de Novak Djokovic, Rafael Nadal, Roger Federer, Eugenie Bouchard, Jelena Jankovic o Maria Sharapova. Casualidad o no, el torneo cuenta por primera vez con pelotas de la marca Penn y este parece ser uno de los factores de queja entre los tenistas que las ven como “piedras” e “incontrolables”.

Se hace evidente que los jugadores no se encuentran cómodos al analizar las estadísticas al término de sus encuentros: se llenan de errores no forzados. Aquí algunos ejemplos de partidos que disputaron parte de los mejores jugadores y jugadoras del mundo y sus fallos en dichas batallas.

Nadal v. Young: 21 errores no forzados para el mallorquín en un partido que ganó por 6-4, 6-2.

Federer v. Seppi: 32 errores no forzados del suizo en un partido muy discreto.

Djokovic v. Ramos: el número uno del mundo cometió 32 errores en un partido con un nivel muy bajo que terminó ganando en dos sets.

Sharapova v. Pennetta: 42 errores no forzados en tres sets para la rusa.

Dimitrov v. Robredo: 42 errores para el búlgaro (misma marca que su novia, Sharapova)

Jankovic v. Bencic: 43 errores por parte de la serbia en un partido a tres sets.

Madison Keys v. Jankovic: 63 errores para la norteamericana que acabó perdiendo en tres sets.

Bouchard v. Tsurenko: El récord se lo lleva la canadiense que jugó uno de los peores partidos de su vida y cometió 75 errores no forzados.

Unos números asombrosos para jugadores de primera talla mundial que en Indian Wells están jugando partidos con un nivel impropio del que mostraron a lo largo del año. Eugenie Bouchard, una de las mejores en 2014, comentó al término de su encuentro ante Tsurenko: “No quiero ni saber los errores que he cometido, por favor, no me los digan”.

Si bien con el paso de los días parece que los jugadores se van adaptando a las condiciones de las pistas, el clima y las pelotas y parece que van aumentando su nivel y disminuyendo los errores no forzados para encontrar mejores sensaciones.

Rafa Nadal fue uno de los encargados en despotricar contra las pelotas calificándolas de “piedras”. “El público y la audiencia se merece mejores pelotas para dar un mejor espectáculo. Durante el día, las pelotas son como piedras. He visto a jugadores cometer errores, no por un metro o dos, sino por muchos. Esto no es bueno para nuestro deporte”, explicó el número tres del mundo.

Andy Murray tampoco se quedó atrás, apoyó los argumentos del balear pero no descartó que los errores vengan también producidos por otros factores. "Durante el día, la pelota bota muy alta, se mueve muy deprisa y se van fuera del campo. Sé que el año pasado se usaba Head y que ahora es Penn, pero no sé si estos factores se deben sólo a la pelota o también a factores climáticos”.

Pelotas, calor, desierto, la noche, el día, las malas sensaciones… los tenistas buscan explicaciones a que Indian Wells haya sido durante unos días una fábrica constante de errores garrafales entre los mejores tenistas del planeta.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes