Un Nadal a puro saque

El mallorquín debutó con victoria ante Sijsling en Indian Wells consiguiendo un 95% de puntos jugados con el primer saque. 

El actual número tres del mundo, Rafael Nadal, campeón de Indian Wells en tres ocasiones (2007, 2009 y 2013), derrotó en dos cómodos sets por 6-4, 6-2 al holandés Igor Sijsling, 134° del mundo. Su victoria le permite estrenarse en el desierto californiano con el pie derecho y dar un pasito más en busca de las buenas sensaciones. El mallorquín se aseguró el pase a la tercera ronda del primer Masters 1000 de la temporada donde enfrentará al local Donald Young (47º).

Rafael Nadal consiguió una victoria que se construyó a través de la abrumadora efectividad con el primer servicio: ganó el 95% de puntos jugados con este (solo cedió uno de los 23 puntos que disputó). La perfección la acarició en el primer set, conectando 11 primeros saques y ganando todos ellos. Consiguiendo un 100% de efectividad que le generó tranquilidad y le proporcionó el camino correcto hacia un debut con el pecho inflado y con momentos de buenas sensaciones ante un rival que no le encontraba mucho hueco al balear y que se cargó de errores no forzados (25 en todo el partido).

Aún así, el partido ante Sijsling vuelve a demostrar que Nadal todavía no está en plenitud tenística. Va construyendo el camino hacia ese tenis tan característico y sólido que tiene pero se le ven pequeñas grietas en algunos tiros que antes no solía fallar. Sin embargo, a medida que avanzan las semanas y los torneos, la imagen del mallorquín parece ir mejorando. Está cada vez más cerca de tener los automatismos controlados, de adquirir la confianza necesaria para ser valiente en cada tiro y su puesta a punto parece estar por la senda correcta.

Nadal sabe que se le vienen los meses más importantes de la temporada, los de tierra batida. Ahí es donde se vuelve intratable y necesita el timing, la confianza y las sensaciones para poder alargar su supremacía, entre otros torneos, en Roland Garros. En esta búsqueda para encontrar su tono físico, su sensibilidad con la raqueta y los golpes, Nadal va consiguiendo victorias que le proporcionan pequeñas dosis de todo lo que anhela.

Su lucha, su búsqueda, sus objetivos están ahí y en Indian Wells tiene una nueva oportunidad de hacer bien sus deberes: encontrarse con sí mismo.

Comentarios recientes