Las pistas de tierra batida, a la sombra de las de cemento

Los torneos de tierra batida siguen menguando en favor de los de cemento: existen hasta 15 torneos menos. ¿Cuánto cuesta mantener una pista de tierra batida?

Tras ganar el torneo de Buenos Aires, Rafael Nadal era preguntado acerca de la posibilidad de su presencia el año que viene en la capital argentina en el caso de que el torneo se disputase sobre cemento. Nadal fue claro: "No vendré". Y es que el mallorquín es de los pocos que alzan la voz a la hora de reclamar que no desaparezcan más torneos de arcilla en favor del cemento, la superficie más preponderante en el circuito. ¿Por qué existen más torneos de cemento que de tierra? ¿Son mucho más baratos? Lo analizamos a continuación.

Si analizamos las citas del calendario ATP, existen 65 torneos a lo largo de todo el año. De todos ellos, 37 se disputan sobre superficie dura, mientras que sobre polvo de ladrillo se juegan 22. Además de la diferencia significativa en número, en cuanto a puntos, los torneos de tierra reparten mucho menos que los que se juegan sobre superficie dura. Los 22 torneos de arcilla reparten un total de 11.000 puntos, pero hay que recordar que la ATP obliga a jugar el resto de torneos por lo que resulta imposible para un tenista jugar sólo sobre polvo de ladrillo.

La ATP obliga a jugar en los cuatro Grand Slams (de los cuatro, dos de ellos se disputan sobre superficie dura) y en ocho Masters 1000 de los que, de nueve, tan sólo tres se disputa sobre tierra. También se debe de jugar hasta cuatro torneos de categoría 500 pero la oferta tampoco es muy amplia, sólo tres (Barcelona, Río de Janeiro y Hamburgo). Es por ello que nos encontramos con que la mayoría de torneos de arcilla son de categría 250 (hasta 16), coincidiendo muchos de ellos la misma semana de competición.

Para saber el coste de creación y mantenimientos de pistas de tierra batida hablamos con Rafa Durán, que junto a su empresa Sport F. Megias trabaja en prácticamente la totalidad de la geografía española creando pistas para los Clubes de tenis, así como su mantenimiento, además de ser los responsables de que la tierra de las pistas de la Caja Mágica tengan la mejor calidad, además de crear una pista de polvo de ladrillo de la nada cuando la Copa Davis así lo requiere.

"Las pistas de tierra batida se componen de tres componentes. Una que es cascote, que es lo que va debajo y que tú no ves, luego lleva 7 centímetros de una tierra especial que es una mezcla de áridos, luego lleva una tierra caliza y después también una una parte que es una especie de ceniza que lo que hace es que drene. Todo eso es lo que está justo debajo de la tierra batida que se ve. Todo eso son materiales que se requieren para la pista, aparte hay que contar con esteras, mangueras, agua, rastrillos, lonas...", cuenta Rafa sobre todo lo que se requiere para crear una pista de tierra batida.

"Los clubes ya tienen hechas estas pistas, entonces para el mantenimiento lo que requieren son sacas de tierra batida, asi como todo lo que va debajo (que se llaman pastillas). Cada pista requiere unas tres o cuatro toneladas de tierra, a cien euros la tonelada. Aunque depende la zona, por ejemplo en el sur hace mucho viento y a veces se requiere una o dos toneladas más. Luego, ponle unos tres mil kilos de pastillas, que serían otros 300 euros. Aparte de eso, súmale el coste humano de tener que estar trabajando en ellas para dejarlas listas para jugar". Esto va en contraposición con lo que cuesta mantener una pista dura. "Las pistas duras valen bastante crearlas. En total, junto con farolas, mallas y demás, cuesta unos 30.000 euros. Pero claro, no hace falta todo lo que se necesita para una pista de tierra. Tan sólo se necesita un pintado a los 10 años y listo", nos explica.

Preguntado sobre qué puede hacer que un club o un torneo se pase de tierra a cemento, Rafa nos dice que "a la hora de recuperar la tierra cuando hace mal tiempo es más complicado. Es por eso que muchos clubs se pasan de tierra a pista de resina, que son más fáciles de limpiar si llueve o lo que sea, para que se pueda jugar enseguida".

Rafa comenta que el cuidado de una pista de tierra puede hacer que se ahorre mucho dinero a la hora de mantenerla. "No existen muy buenos jefes pisteros en España. Si acaso unos 10 como máximo y muchos son mayores y están a punto de jubilarse. Cómo cuidar una pista puede ahorrar mucho dinero a un club o un torneo", este podría ser otro de los factores por lo que cada vez es más frecuente ver pistas duras en favor de las de tierra. "Cuidar una pista de tierra batida es arte", sentencia.

En líneas generales, observamos pues que aunque crear una pista dura sea más caro que crear una de tierra, el mantenimiento que requiere una de arcilla, con cuidados prácticamente diarios, así como de materiales y renovación de tierra, es mucho mayor. Resulta más sencillo mantener una pista dura que de tierra batida y esto, unido a que cada vez son más los tenistas de perfil de pista de cemento puesto que predominan los torneos de este tipo de superficie en el circuito, puede hacer que los organizadores quieran pasarse a la pista dura.

Hace unos años existían 11 torneos de cemento más que de tierra por los 15 actuales. Con opción a que la brecha aumente ya que algún otro como Buenos Aires también quiere pasarse a la pista dura. El tenis camina hacia un tipo de superficie de pista dura y parece que será normal en el futuro seguir viendo cómo desaparecen más torneos de tierra batida.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes