Abril y mayo: evitar a Pablo Cuevas

Pablo Cuevas es uno de los grandes especialistas sobre arcilla. Su nombre puede ser una gran amenaza en las primeras rondas de las giras sobre arcilla

El sudamericano Pablo Cuevas consiguió en Sao Paulo su tercer título ATP, convirtiéndose en el uruguayo con mejor ranking de la historia de su país (Nº23). Su estado de forma y autoconfianza están haciendo de Pablo uno de los jugadores más peligrosos sobre polvo de ladrillo. A sus 29 años, como tantas otras historias de tardía explosión, el de Concordia asoma la cabeza al top-20 como un rival a evitar en todo torneo que se dispute sobre arcilla. En febrero y, sobre todo, en los meses de abril y mayo, Cuevas aparece como seria amenaza en las segundas rondas.

Explosivo de piernas, de físico resistente, adquiriendo callo y experiencia en partidos cerrados y con la paciencia y consistencia propias de la superficie, Cuevas representa todo lo bueno del tenis latinoamericano sobre tierra batida. Alcanzando en el día de ayer su victoría número 100 en ATP, ha sido la arcilla donde cimentó 57 de ellas, acumulando actualmente 15 triunfos consecutivos sobre polvo rojo.

Si logra mantener su ránking actual, entre el top-30 y el top-20, su condición de especialista le convierte en un jugador puntualmente dañino para los cabezas de serie, cuando crucen en ronda 2 de cualquier torneo en el que el uruguayo forme parte en los meses primaverales europeos. La diferencia de enfrentar a Karlovic, Rosol o Benneteau no parece mal negocio si se evita a jugadores como Cuevas, Mayer, Robredo o Simon.

"Estoy teniendo una vuelta en el circuito espectacular. Soñé con que sería buena, pero creo que estoy superando un poco las expectativas. Estoy contento y disfrutándolo. Pero no me conformo, estando en un buen momento de forma física, quiero ir a por más, tengo más que dar y siempre pensé en eso cuando estuve fuera de la cancha sin jugar". Su motivación es altísima, y ahora afronta el tramo de calendario que más le conviene y potencia.

En la ciudad brasileña, Cuevas se alzó con su tercer título en otras tantas finales. Jugador muy estable en su juego y que rara vez pierde concentración ni combatividad cuando sus golpes sufren o se resienten. El momento por el que atraviesa se añade a los jugadores se segundo vagón (Robredo, Fognini, Almagro, García López, Andújar) que ganan enteros para elevar la voz.

Comentarios recientes