Un arranque para el olvido

El tenis argentino no pasa por un gran momento y el primer mes y medio de competición es prueba de ello. Los tenistas argentinos arrancaron el 2015 con el pie izquierdo.

Argentina cuenta con 6 tenistas dentro de los 100 mejores del mundo: Leo Mayer (30º), Federico Delbonis (62º), Juan Mónaco (65º), Diego Schwartzman (66º), Carlos Berlocq (75º) y Máximo González (100º). En plena sexta semana de competición, los números de los argentinos son más que preocupantes: solo dos tenistas de los seis que están dentro del top 100 ganaron partidos: Mayer (4-3) y Schartzman (1-2). El resto, no fue capaz de encontrar el dulce sabor de la victoria: Delbonis (0-2), Mónaco (0-3), Berlocq (0-2) y González (0-1). Un total de un poco esperanzador 5-13.

Si bien el primer mes y medio de competición no es el más propenso para que los sudamericanos consigan buenas sensaciones y un puñado de puntos, la imagen dejada por los representantes argentinos pone en evidencia la situación del tenis de este país. Con un Del Potro que sigue pasando por quirófanos y no termina de recuperarse, Argentina no tiene de un líder en el circuito ni un tenista que garantice resultados.

Juan Martín volvió tras diez meses fuera y lo hizo con muy buenas sensaciones de tenis ya que ganó dos partidos (Stakhovsky y Fognini) y se coló en cuartos de final del ATP 250 de Sydney donde cayó ante Kukushkin. Sin embargo, la cara negativa llegó cuando terminó el torneo ya que se tuvo que dar de baja del Australian Open y volvió a operarse la muñeca izquierda en Estados Unidos.

Ante la ausencia del verdadero número uno de Argentina, el top 100 queda con 6 jugadores que no tuvieron el arranque soñado. Leo Mayer es el que mejores sensaciones se lleva. A pesar de la prematura derrota en Melbourne (segunda ronda ante Troicki), la semana anterior había logrado meterse en semifinales de Sydney. El correntino es el único que tiene el balance de victorias y derrotas de forma positiva (4-3) a pesar del retroceso que vivió en el ranking, cayó del 26º al 30º.

Diego Schwartzman es uno de los tenistas argentinos que sigue subiendo. En el 2014 y a sus 22 años se metió por primera vez entre los 100 mejores del mundo y la progresión va en aumento. Hoy está 66º y tiene opciones de meterse entre los 50 mejores si realiza una buena gira de tierra batida por Sudamérica. Schwartzman, 'el peque' como le apodan en Argentina, es junto a Mayer el único del top100 que consiguió al menos una victoria en 2015 (Guillermo García López en Auckland).

Pero la faceta más preocupante y menos esperanzadora llega por parte de la otra camada de jugadores, los que no saben lo que es ganar este año. Delbonis, Mónaco, Berlocq y González han perdido todos los partidos que han disputado. Un total de 0-8 sumando todos los encuentros. Mónaco es el que se lleva la peor parte con tres derrotas en tres partidos, le siguen Berlocq y Delbonis con dos debuts y dos partidos perdidos y lo cierra González que en su estreno en Melbourne Park cayó en cinco ajustados sets ante Lacko.

De estos seis jugadores, tres ya tienen más de tres décadas de vida. Mónaco tiene 30 años, González, 31 y Berlocq, 32. El primero parece tener una retirada cerca y él mismo lo dejó caer en los últimos meses. González y Berlocq parece complicado que puedan seguir escalando mucho más en el ranking y la vida que les queda como tenista tampoco es la misma que pueda tener alguien de unos años menos, como es evidente.

Así pues, el panorama que presentan los jugadores ahora ubicados entre los 100 mejores es que hay solo tres por debajo de los 30 años de edad: Mayer con 27, Delbonis con 24 y Schwartzman con 22. Ninguno por debajo de los 30 mejores del mundo. El 2015 no comienza de la mejor manera para los tenistas albicelestes y se abren los interrogantes.

Sin Del Potro en plenas condiciones físicas... ¿hacia dónde va el tenis argentino?

LA APUESTA del día

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter