¿Exageró Djokovic sus problemas físicos en la final del Open de Australia?

Murray afirma en rueda de prensa que jamás había tenido un oponente actuando de esa manera. Las redes sociales se llenan de mensajes afirmando que Djokovic fingió.

De nuevo los gestos de Novak Djokovic durante un encuentro vuelven a ser noticia. Durante la final del Open de Australia de hoy ante Andy Murray el serbio no paró de gesticular, sobre todo a partir del segundo set con muestras de que estaba sufriendo calambres en las piernas y cuando se encontraba por detrás en el marcador, llegando incluso a tirarse al suelo después de fallar una pelota. Esto al británico le molestó bastante durante el partido, sobre todo cuando estaba a punto de sacar. "¡No deja de moverse!", le gritó Murray al juez de silla, quejándose en alto. En rueda de prensa, Andy se refirió a los gestos de Djokovic.

A comienzos del segundo y tercer set, Djokovic evidenció problemas de movilidad y no paró de gesticular entre punto y punto, intentando estirar los muslos. Murray, que se puso 2-0 arriba en ambos sets, se desconcentró al ver a su rival no parar de moverse en los cambios para verle después correr y golpear la bola como si nada. Novak igualaría siempre el marcador y se pondría incluso por delante, algo que acabó por desesperar al de Dunblane, que no dudó en gritar en alto: "¡Tantas veces y lo sigue haciendo otra vez!", refiriéndose a los gestos de Novak.

Este gesto de tirarse al suelo distrajo al británico tal y como afirmó en rueda de prensa. "Lo vi tirarse al suelo después de un golpe y eso me distrajo un poco. Estoy decepcionado por eso, no por otra cosa".


Las redes sociales echaban humo afirmando que Djokovic volvía a fingir una lesión para desconcentrar al rival, algo que le ha perseguido durante toda su carrera. Muchos afirmaban que quizás sí podría tener un problema pero que llegaba a exagerarlo para así poder desconcentrar a Murray, que en el post-partido, ya en rueda de prensa, afirmó que nunca jamás había tenido a un oponente actuando de esa manera pero que fue totalmente culpa suya por hacer que eso le acabara afectando a su juego.



En declaraciones a Channel 7, Djokovic comentó que sus problemas se debieron a que "sentía que no tenía fuerza en los muslos". En definitiva, sólo Djokovic sabe si exageró o no ante el problema que pudo tener. También eso queda a juicio de cada uno que pudo ver el partido. Lo que sí queda claro es que un tenista de la experiencia de Andy Murray debió haber afrontado esa situación de otra manera. Si le acabó afectando, fue porque él dejó que lo hiciera.

¿Qué pensáis vosotros?

LA APUESTA del día

Comentarios recientes