Djokovic sigue intratable

El número uno del mundo sacó en sets corridos a Gilles Muller y se plantó en los cuartos de final del Open de Australia sin ceder un solo set en todo el torneo.

Es el número uno del mundo, el hombre a batir y el gran favorito para levantar por quinta vez en su carrera el trofeo de campeón en Melbourne Park. Novak Djokovic no tuvo grandes y reales inconvenientes en deshacerse del 42º del mundo, el luxemburgués Gilles Müller por 6-4 7-5 7-5. El serbio estuvo a un nivel correcto y estable durante todo el encuentro y esto le bastó para meterse entre los ocho mejores. Buscará las semifinales ante el canadiense MIlos Raonic.

Novak Djokovic es la solidez personificada, el hombre que apenas conoce los errores no forzados. Acostumbrado a los grandes inicios de año y con una sensación de casi imbatibilidad sobre Melbourne Park (47 partidos ganados, 6 perdidos en su carrera), el serbio no pierde la costumbre de ser el jugador que llega con mejores sensaciones a la fase definitiva.

Hoy tuvo un partido relativamente cómodo delante. Muller, de esos jugadores que difícilmente puedan vencer al serbio en un partido a 5 sets en Australia, dio guerra, mostró sus propuestas tenísticas pero no fueron suficientes para poder inquietar al mejor jugador del mundo. Las posibilidades de que Djokovic pierda estos encuentros son escasas. Le pueden rascar un set, pero no un partido entero y esto es un hándicap que ambos jugadores conocen a la perfección.

Nole sigue fiel a su estilo, un hombre al que es complicado encontrarle hueco, que se mueve como nadie y todo lo trae, un auténtico frontón del tenis. Si coge la iniciativa es difícil que la pierda y ahí, mandando, es cuando se siente cómodo. Reparte el juego, varía alturas, ángulos, velocidades con el fin de marear a su rival. Y con su ya sabida fórmula de agarrarse como un gato a la pista y mandar en todo momento posible, conectó tiros ganadores y solo errores no forzados.

Muller lo intentó, estuvo a un gran nivel de tenis durante todo el partido pero las diferencias con los mejores son evidentes. Djokovic apretó los dientes en los momentos de tensión, donde suelen aparecer los campeones para romper el saque, para dar un puñetazo sobre la mesa y así fue en todos los sets. Momento definitivo del set y rotura de saque. Táctica infalible al alcance de los mejores del mundo.

Djokovic sigue avanzando en Australia, está en octavos de final en Melbourne Park por octava vez en su carrera y espera que Milos Raonic sea su siguiente víctima. El número uno está como un tiro.

Calendario ATP/WTA

Calendario ATP 2021

Comentarios recientes