Caroline Wozniacki: “Quiero ganar un Grand Slam”

Con más confianza, más fuerte físicamente y con un gran tenis, la danesa está convencida de que puede dar un paso grande en su carrera.

Este mes, Caroline Wozniacki volará desde su casa en Mónaco dirección a Australia para poder cumplir uno de sus sueños. "Quiero ganar un Grand Slam", dice la ex número uno del mundo en una entrevista a la revista SELF. La danesa está viviendo uno de los mejores momentos de su carrera tanto profesional como personal a los 24 años de edad y mostró credenciales para ser una firme candidata al título en el Australian Open que dará comienzo en tres semanas. Mentalmente fuerte, físicamente como nunca y con grandes mejoras tenísticas, es una gran amenaza para el resto de jugadoras del circuito y cree que, finalmente, sí está preparada para ganar un título de Grand Slam.

Un triunfo en el Australian Open podría marcar un antes y un después en la carrera de Wozniacki, que ha demostrado poder sobreponerse a momentos complicados en lo personal en 2014. "Honestamente, 2014 fue un año con muchos altibajos, estuve muy arriba y muy abajo", comenta a la revista norteamericana. "Ha habido gran felicidad y tristeza, también".

La parte positiva: llegó a la final del US Open, ganó más de 3,4 millones de dólares en premios (solo oficiales) y se metió de lleno entre las mejores del mundo. Por el otro lado, en cuanto a la tristeza, su ruptura con el golfista Rory McIlroy días después de que se enviaran por correo las invitaciones para la boda, le llegó como un jarro de agua fría. "Fue todo como un shock", explica Wozniacki, que sabiamente añade que “todo sucede por una razón".

El período post ruptura para Wozniacki al que ella califica como “un momento difícil”, llegó con el primer partido en Roland Garros donde perdió en primera ronda. Al tiempo que perdía un novio, ganaba una amiga: Serena Williams. “Cuando Serena se enteró de la ruptura, me llamaba todo el tiempo, pero yo no atendía, ni siquiera quería mirar mi teléfono", se sincera la danesa. “Si no me atiendes ahora, voy a volar a verte. Si no abres la puerta, la voy a patear hasta que te vea”, le mandó la norteamericana en tono de broma y ella atendió.

“Volé directamente a Miami y nos la pasamos muy bien juntas. Es una amiga increíble y una inspiración para mí”. Meses más tarde se enfrentaron en la final del US Open donde Serena triunfó y a las pocas horas estaban festejando el torneo juntas. Rivales en la pista, íntimas amigas fuera de ella.

Wozniacki superó diferentes obstáculos en 2014 que la fortalecieron como persona y como tenista. 2015 puede marcar un antes y un después en su carrera y la danesa está convencida que así puede ser. ¿Caerá el primer título de Grand Slam?

LA APUESTA del día

Comentarios recientes