Pete Sampras rechaza ser entrenador y se preocupa por el tenis en EE.UU

El norteamericano no está por la labor de ser entrenador como muchos de sus antiguos compañeros y se resiste a volver al circuito de la ATP.

Pete Sampras en rueda de prensa.
Pete Sampras en rueda de prensa.

El ex número uno del mundo, Pete Sampras confesó que no tiene en mente ponerse en el papel de ‘coach’, entrenador o asesor como muchos de sus antiguos compañeros están haciendo en la actualidad. Además en una charla con Times of India repasó diferentes aspectos de actualidad como el preocupante estado de salud del tenis masculino en Estados Unidos. El ganador de 14 majors no ve un futuro esperanzador para su país.

Sampras no quiere formar parte de la extensa lista de extenistas que están en ‘la moda’ de unirse a jugadores top: Djokovic y Becker, Federer y Edberg, Cilic e Ivanisevic, Murray con Lendl anteriormente y ahora con Mauresmo, Nishikori con Chang o recientemente Radwanska con Navratilova, son alguno de los ejemplos.

El siete veces campeón de Wimbledon no solo descartó ser entrenador de un jugador en particular sino que tampoco tiene la intención de ser el capitán del equipo norteamericano de Copa Davis, al menos de momento. “No descarto la capitanía o ser entrenador pero en un futuro, no ahora. Los próximos años tengo la intención de seguir jugando alguna que otra exhibición y quedarme en casa”.

‘Pistol’ cree que aún no le ha llegado su hora, ni tampoco tiene ganas de dejar su familia de lado tantas semanas al año cuando sus hijos son todavía pequeños. Sampras se comparó con dos rivales suyos en el circuito que ahora están involucrados de lleno con Djokovic y Federer. “Boris (Becker) y Stefan (Edberg) son algo más mayores que yo, tienen hijos más grandes y están abiertos a viajar. Yo, por el momento, no lo estoy salvo poco más de un par de semanas al año”, agregó.

Sampras siente algo de preocupación por cómo está el tenis ATP en su país. “El lamentable estado del tenis masculino estadounidense continuará por un tiempo ya que no hay un verdadero talento en el horizonte”. La incertidumbre es entendible ya que a día de hoy ningún estadounidense ha ganado un título de Grand Slam de hombres desde que Andy Roddick lo hiciera en el US Open 2003. Además, solo cuenta con 5 jugadores en el top 100.

"Yo no veo a nadie, no conozco a nadie que incluso hable de que haya alguno que pueda romper la barrera de los 10 mejores”. "No estamos más en los años 90. Tardaremos un buen tiempo en poner el tenis estadounidense de vuelta donde estaba. Creo que el tenis se ha vuelto tan internacional, tan global que un montón de niños lo practican alrededor del mundo y esto hace que sea más complicado para los norteamericanos”.

“Tal vez en otras partes del mundo tienen más hambre (de gloria) y por los motivos que sean nosotros no estamos produciendo juniors o jóvenes promesas con potencial. Es solo una fase y espero que no sea muy larga”, sentenció Pete Sampras que no augura un buen futuro para su país.

Comentarios recientes