Juan Mónaco: “El tenis es un deporte que te castiga cada semana”

El argentino 'Pico' Mónaco pasó por los micrófonos de Planeta Tenis y dejó bonitos recuerdos y reflexiones sobre su vida como tenista.

Juan Mónaco durante un partido de tenis.
Juan Mónaco durante un partido de tenis.

Juan ‘Pico’ Mónaco (Tandil, 1984) a sus 30 años lleva más de media vida ligada al tenis. Desde bien pequeño empuñó una raqueta y ha podido conseguir su sueño de dedicarse al deporte que ama. Tras un 2014 irregular y con altibajos el tandilense terminó con buenas sensaciones y motivado de cara a la próxima temporada. En una entrevista en el programa radiofónico de Planeta Tenis, ‘PicoMónaco se sinceró sobre su vida, sus duros comienzos, habló de Rafa Nadal y de la madurez que ha adquirido los últimos años.

El argentino comenzó la charla respondiendo a la ingratitud que puede llegar a ser un tenista debido a las constantes derrota que sufre semana tras semana. “Es un deporte un poco frustrante. Siempre digo que ni hay que estar muy eufórico en la victoria ni frustrarse demasiado cuando uno pierde. Si uno tiene regularidad mental y sabe vivir los momentos, se le puede hacer más llevadero, entender la situación… El tenis es un deporte que te castiga cada semana; puedes hacer un buen torneo ganando 3 o 4 partidos y llegas a una semifinal en un partido duro y lo pierdes. Te salen un par de cosas malas y uno se va triste cuando en realidad se tendría que ir contento por el buen torneo que hizo. No hay tiempo para disfrutar de las alegrías y se castiga mucho en la derrota”.

“Uno aprende mucho más de la derrota que de la victoria. La derrota se analiza mucho más y no tanto la victoria. Cuando ganas estás contento y no logras analizar las cosas que no salieron tan bien porque ya estás pensando el partido siguiente. Cuando pierdes lo tienes dos o tres días en la cabeza. Por no hablar de una final de algún torneo importante que te hace ilusión ganar y te queda en la memoria durante mucho tiempo. Me ha pasado un montón de veces estar contento por ganar un torneo dos o tres días y perder una final y estar dos o tres meses pensando en ese partido”, explica el argentino.

Desde pequeño, Mónaco, tuvo que lidiar con la presión en Argentina ya que se le comparó con dos jugadores como Nalbandián y Coria que con 18 años estaban metidos entre los 50 mejores del mundo. “Sentí mucha presión porque todo el mundo esperaba mucho de mí, fue muy loco la verdad todo lo que se generó. No lo pude sostener. Las expectativas que yo me creaba que eran más de la cuenta, la prensa también que lo vive de una forma muy especial el deporte, la gente es muy fanática y espera mucho. Están acostumbrados a tener muchos ídolos en Argentina y lo que quieren es tener campeones”.

Mónaco pasó parte de su adolescencia en Barcelona viviendo y fue en esa época cuando conoció a un jovencísimo Rafael Nadal. Entablaron una buena relación y la fortalecieron a lo largo de los años siendo grandes amigos dentro y fuera del circuito. “Empezamos a jugar los torneos al mismo tiempo. Además, Rafa es más chico que yo y teníamos un nivel similar cuando éramos jóvenes, después obviamente tuvo un despegue impresionante, pero la primera etapa de los torneos profesionales la jugamos juntos. Desde ahí ya nos conocíamos y pudimos armar una amistad. Prácticamente nos metimos al mismo tiempo, salvando las distancias porque él después es un genio, pero jugamos los mismos torneos en la misma época. Tanto en los Satélites, los Futures, los Challengers y después cuando empezamos a jugar a nivel ATP”, explica el argentino.

Mónaco lo tiene claro al afirmar que Nadal es el rival más duro al que se enfrentó en su vida. “Sin duda. Yo comparo a los jugadores por superficies, creo que Rafael en tierra es prácticamente imbatible. He jugado contra él sintiéndome en mis mejores momentos y es la sensación de jugar contra una muralla. Es algo inigualable. Creo que Rafael en polvo de ladrillo es, de lejos, el más grande de toda la historia. No creo que nadie lo pueda igualar. Es el más dominante en una superficie”.

Preguntado sobre si se entra con miedo a la pista cuando se enfrenta con Nadal, Mónaco contestó: “Uno no entra pensando así, pero cuando terminan los partidos sí que te lo hace sentir. He tenido partidos con Rafa que he salido de la cancha pensando que no podía ser que me hayan matado tanto a palos sin yo haber jugado mal”.

Mónaco, que lleva más de 12 año en el circuito, ha pegado un cambio importante en su cabeza. “Por ahí ahora disfruto un poco más. Antes es como que uno pone el piloto automático y juega, es más joven y uno lo ve como más superficial. Uno está tan metido en jugar, ganar, perder, viajar, etc. Que no tiene tiempo ni a pensar ni a disfrutar. Ahora en esta etapa trato de disfrutar más de otras cosas. Me cansan muchos los viajes y también cansa volver a jugar un torneo por decimosegunda vez consecutiva, es siempre lo mismo… Entonces, trato de disfrutar otras cosas. Entrenar y terminar con una sonrisa, en la victoria no ponerme muy eufórico, en la derrota no ponerme tan mal… Intento que todo sea mucho más llevadero. Estar más relajado fuera de la cancha, disfrutar de una comida con los amigos. En definitiva, de ver otro tipo de cosas durante los torneos que antes no las veía”.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter