Roger Federer humilla a Andy Murray en Londres

Roger Federer le concedió una majestuosa lección de tenis a Andy Murray en el O2 Arena de Londres. Le batió por 6-0, 6-1 y pasó como primero de grupo.

Roger Federer apalizó a Andy Murray 6-0, 6-1 en el último partido del grupo B y selló su pase a semifinales de la Copa de Maestros. Con el triunfo, el suizo se clasificó como primero de grupo por delante de Nishikori y dejó un triunfo histórico ante el número seis del mundo. Andy Murray sufrió la derrota más dolorosa de su vida en su propia casa y ante un rival que estuvo impecable en todos los aspectos. Federer se divirtió en la pista, jugó a puro placer y no lo dejó reaccionar al escocés que estuvo a remolque durante todo el partido. El suizo espera rival en semifinales y está entre los cuatro mejores sin dejarse ningún set por el camino.

Cuando se junta una clase de tenis de Federer y el peor partido de Murray en la temporada, el resultado es exactamente el que se vió dentro del O2 Arena de Londres. Una paliza propia de un maestro a su alumno. Federer hizo un partido completo de principio a fin. Avasalló a su rival desde el primer minuto de partido y a punto estuvo de endozarle un 'doble rosco' como lo hiciera en la edición de 2005 al argentino Gastón Gaudio cuando lo barrió 6-0, 6-0 en 50 minutos. Hoy tuvo -algo- de piedad y cuando llevaba un parcial de 11 juegos consecutivos (6-0, 5-0), dejó que Murray al menos consiguiera un juego que maquillara -algo-, también, el resultado.

Poco se puede añadir ante un partido que tuvo tanto y tan poco a la vez. Federer jugó un gran partido, tuvo buen nivel a pesar de que el primer saque no funcionó (apenas un 39% de primeros servicios dentro), pero sí que conectó un buen porcentaje cuando estos entraron: ganó absolutamente todos los puntos del partido cuando metió el primer saque, 100% de efectividad. Conectó 12 tiros ganadores y también 12 errores no forzados. Basó su juego en un ritmo frenético de piernas y de agresividad con la pelota. Estaba bien parado en la línea de fondo de pista y a la que podía se metía dentro para poder cerrar arriba. Subió en 23 ocasiones y ganó 18 puntos. Grandes números que evidencian la estrategia agresiva del suizo.

Pero no todo fue mérito de Roger. Del otro lado Andy Murray cuajó un partido horrible. Al más estilo Berdych y Cilic en sus respectivos debuts: el peor partido del año. El escocés no sentía la pelota, las tocaba mal, estaba errático, desacertado e incómodo en la pista. En las tribunas había un 'rún rún' que no le dejaba estar tranquilo. A medida que sentía la presión de Federer más tenso se ponía y menos tenis proponía. Un absoluto fiasco de partido para el británico que no sabía qué estaba pasando. O sí, una apisonadora suiza que lo dejaba sin aire ni reacción.

Tras el primer set todo quedó definido: Roger Federer pasaría como primero de grupo, Kei Nishikori era el que lo acompañaba y Andy Murray estaba eliminado de la Copa de Maestros. El escocés no dio la talla en Londres, perdió dos partidos (ante los dos clasificados) y dejó a Gran Bretaña sin su ídolo local. Pero para ídolos ya hay uno: un tal Roger Federer que a sus 33 años sigue barriendo rivales, puede ser número uno del mundo a final de año y, de yapa, llegar a las 1000 victorias como profesional. Chapeau.

Comentarios recientes