Milos Raonic v. Andy Murray, partido a cara de perro

Canadiense y británico chocan en un partido de máxima tensión donde no hay margen de error. El que pierda, se queda con pie y medio fuera de la Copa de Maestros.

Murray y Raonic en un duelo por la superviviencia
Murray y Raonic en un duelo por la superviviencia

No hay margen de error para Andy Murray ni Milos Raonic. Quien gane seguirá con chances intactas de acceder a segunda ronda y quien pierda estará al borde de la eliminación en Londres. Ambos jugadores cedieron en su primer partido, Murray ante Nishikori y Raonic frente a Federer, por lo que se jugarán a vida o muerte en el turno de noche del O2 Arena de Londres.

El escocés, que pisaba suelo inglés por primera vez tras pronunciarse sobre la independencia de Escocia, recibió el apoyo del público pero no fue suficiente para aumentar el nivel frente al japonés Kei Nishikori. Murray estuvo lejos de su tenis, no encontró las buenas sensaciones en ningún momento. Se mostró luchador, competitivo y rocoso pero no tuvo las dosis de buen tenis que mostró en las últimas semanas de competición. Cayó en dos sets ante el japonés en un grupo apretado que bien podría considerarse de la muerte.

Por su parte, el canadiense Milos Raonic tampoco tuvo un gran debut frente al número dos del mundo, Roger Federer. El gigante de Norteamérica sucumbió en sets corridos ante el suizo dejando bastante que desear en la primera manga. Raonic no le hizo apenas fuerza a Federer y fue un espejismo del que se vio en París donde alcanzó la final e incluso venció al propio helvético en semifinales.

La situación es clara: Murray y Raonic protagonizaron debuts mediocres que les han dejado en una incómoda situación en el grupo B. Para seguir con opciones de avanzar en el torneo, están obligados a vencer. Escocés y canadiense chocaron en cuatro ocasiones en el circuito y el 75% de veces ganó Raonic (3) contra solo una de Murray. De hecho, Andy no logra imponerse a Milos desde el 2012 que fue la única vez que lo pudo vencer.

El ídolo local está en un aprieto y debe hacer valer su experiencia para poder poner algo tenso a Raonic y que pague la novatada de verse contra las cuerdas en su primera edición de la Copa de Maestros. No hay margen de error y, para continuar con las ilusiones intactas, solo vale el triunfo.

Comentarios recientes