Gaby Sabatini, recuerdos de una leyenda

A 20 años de la conquista de su segundo Masters, Gabriela Sabatini rememora su histórico título en el Madison Square Garden de Nueva York. 

La mejor tenista de la historia de Argentina, Gabriela Sabatini, revive en una entrevista en Court Central de ESPN los mejores recuerdos de aquella final de noviembre de 1994 en la que derrotó en tres sets a Lindsay Davenport por 6-3, 6-2, 6-4 y así lograba su segundo torneo de Maestras.

Preguntada por lo que se le viene a la cabeza al sentir que han pasado 20 años de su triunfo, la argentina contesta: “cuesta creerlo. A veces pienso que fue ayer, otras que fue en otra vida. Pero jugar en Nueva York, en el Madison Square Garden, lo recuerdo con muchísimo cariño, son los momentos más lindos que me llevo del circuito”.

Sabatini le tiene un especial cariño a la ciudad de Nueva York. En la ‘Gran Manzana’ consiguió su único Grand Slam y fue dos veces campeona de la Masters Cup. Una de las claves según la argentina es “esa energía que transmite la ciudad. Hoy voy y me cambia la energía, te contagias de todo lo que tiene para ofrecerte, de todas las cosas que podés hacer. Te abre mucho la cabeza Nueva York. El público ahí es especial a todos los otros. La gente se involucra mucho en los partidos, es muy eufórica, grita… y todo eso se contagia”, confesó la exnúmero dos del mundo.

Pero no solo a Nueva York le tenía un cariño especial sino que en Roma, la capital italiana, también consiguió grandes éxitos deportivos, levantando cuatro títulos de individuales. “Me sentía muy bien también. Mi origen es italiano y a veces iba mi familia que vive en Italia a verme y el público me apoyaba mucho”.

Una de las curiosidades del Masters de 1994 fue que su primer partido lo disputó ante la leyenda Martina Navratilova en el que era su último torneo. Sabatini la derrotó 6-4, 6-2 y fue ella la última rival a la que la estadounidense se enfrentó en su carrera. La argentina al saber que le tocaba contra Navratilova pensó: “¿yo juego contra ella siendo su último torneo?” No me gustaba eso. Estaba bueno que ella llegara siempre a las últimas instancias pero por otro lado lo vi como algo positivo y ese partido con Martina fue muy especial. Jugamos un muy buen partido con buen tenis y se dio para mí. Yo tenía sentimientos encontrados porque era su último torneo… no quería ganarle… pero por otro lado iba a estar bueno, iba a ser especial”, confesó Sabatini.

La argentina sabía claramente que en ese momento, a pesar del triunfo sobre Navratilova, ella tenía que estar en segundo plano. “Sentí que la protagonista era ella más allá de que el resultado fue para mí. Fue muy lindo el saludo, me dieron ganas de darle un abrazo y ella me dijo que le había gustado que le tocara contra mí en su último torneo y último partido. Eso tiene un valor muy grande”.

Antes de acabar la entrevista, Sabatini quiso admirar el recorrido y la trayectoria de la japonesa Kimiko Date. Jugadora que se había retirado en 1996, en el mismo año que ella y a día de hoy sigue compitiendo al máximo nivel tras haber vuelto al circuito. “Es increíble que todavía esté en actividad. Siempre fue una rival muy dura en todo momento. Recuerdo que nos retiramos el mismo año, hicimos la despedida juntas. No puedo creer que hoy esté jugando y compitiendo y encima gana unos cuantos partidos”.

Gabriela Sabatini es una de las deportistas más admiradas de toda la argentina. Todo un símbolo del deporte de este país. Fue numero dos del mundo, ganadora del US Open, de la Masters Cup, consiguió 39 títulos en su carrera (individual y dobles), llegó a semifinales de Australia, Roland Garros, final en Wimbledon y fue medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Seúl 1998. Leyenda del tenis femenino sudamericano.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes