Milos Raonic y Grigor Dimitrov no pueden fallar

Una derrota de ambos en la jornada de hoy en París les dejaría afuera de Londres y definiría los ocho participantes de la Copa de Maestros.

Raonic y Dimitrov en un saludo
Raonic y Dimitrov en un saludo

Raonic y Dimitrov jugarán hoy uno de los partidos con más presión de la temporada. Ni el canadiense ni el búlgaro tienen margen de error ni pueden permitirse una derrota tempranera que los elimine de Londres. Si quieren estar en la Copa de Maestros que se disputa en menos de dos semanas deben, como mínimo, empezar con el pie derecho en París. Todas las opciones pasan por la capital francesa y por hacer un buen papel en el último Masteres 1000 de la temporada.

Milos Raonic

Tan solo un mes atrás el canadiense era un firme candidato para participar en la Copa de Maestros. Acababa de llegar a la final del ATP 500 de Tokyo, estaba sexto en la ‘Race’ y venía con buenos resultados. Sin embargo, todo cambió en pocas semanas.

El canadiense perdió (se retiró) en primera ronda de Shanghái ante Juan Mónaco (82º), también fue eliminado a las primeras de cambio, y bajo todo pronóstico, en Moscú a manos de Ricardas Bernakis (116º del mundo) y en Basilea alcanzó los cuartos de final donde perdió con David Goffin (27º). Esta seguidilla de malos resultados, sumado a que sus rivales directos (Murray, Ferrer, Berdych, e incluso DImitrov) puntuaron en los últimos torneos, hizo que a día de hoy Milos Raonic no tenga plaza en la Copa de Maestros. Ganar el torneo le aseguraría estar en Londres pero incluso alcanzando semifinales le valdría siempre y cuando David Ferrer estuviera eliminado y Dimitrov no ganara el título.

Hoy debuta ante el peligroso norteamericano Jack Sock. Jugador que ya le ganó en pista dura (Memphis 2013) pero con el que tiene el cara a cara favorable, 5-1. Raonic abre la sesión del día en la pista nº1 y juega a las 10:30 de la mañana. Un debut de máximo riesgo para un jugador que viene con la confianza venida a menos.

Grigor Dimitrov

El búlgaro es otro de los jugadores que ha pinchado en los últimos meses. Su retroceso también es trascendente, ya que a principios de octubre estaba entre los ocho mejores del mundo y ahora es el 11º de la carrera de campeones. A día de hoy es el jugador, que con opciones matemáticas de ir, menos chances tiene ya de decir presente ya que debe ganar el torneo para asegurarse su participación o como mínimo alcanzar las semifinales y esperar a otros resultados.

Dimitrov, a diferencia de Raonic, llega con mejores sensaciones y sintiéndose competitivo. Hizo final en Estocolmo (cayó ante Tomas Berdych) y cuartos de final en Basilea (perdió ante Roger Federer). Buenas semanas, con un alto nivel de tenis y sin fallar en los momentos de la verdad. Lindo síntoma para el búlgaro que no baja los brazos y confía en que puede estar en la Copa de Maestros.

Hoy debuta ante el uruguayo Pablo Cuevas (34º) en lo que será el primer enfrentamiento entre ambos. Ni Raonic ni Dimitrov tienen margen de error y saben que Londres pasa por París. La presión de tener que puntuar deben canalizarla de forma positiva si no quieren sufrir más de la cuenta dentro de la pista. Comienza la jornada más importante del año para ambos.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes