José Perlas: “La exigencia ha sido muy alta y Fognini no ha sabido gestionarla”

José Perlas, actual entrenador de Fabio Fognini, concede una entrevista exclusiva a Punto de Break en la que desgrana con detalle al jugador italiano 

José Perlas.
José Perlas.

José Perlas, entrenador de Fabio Fognini, habla en exclusiva para Punto de Break. Los problemas físicos del jugador italiano, sus reacciones en la pista y las expectativas creadas este año son algunos de los temas que Perlas analiza en profundidad. Además, el técnico barcelonés niega que haya alcanzado un acuerdo con David Ferrer para la próxima temporada.

La dilatada trayectoria de José Perlas (Barcelona, 1960) le convierte en un entrenador de referencia en el tenis español e internacional. Fue uno de los capitanes del G4 y el G3, con los que España ganó dos Copas Davis. En su currículum también figuran diversos éxitos con jugadores de la talla de Carlos Moyá, Albert Costa, Guillermo Coria, Juan Carlos Ferrero, Janko Tipsarevic, Feliciano López, y Nicolás Almagro. Desde el comienzo de 2013, el italiano Fabio Fognini centra su atención en el día a día.

Fognini y Perlas.

¿En qué ha mejorado Fabio Fognini desde que usted le entrena?

Hemos trabajado en todos los aspectos. Él tenía una serie de problemas físicos a los que se buscaron soluciones. Hay algunos problemas que son por naturaleza y son difíciles de solucionar para siempre, pero buscamos soluciones que nos permitan rendir a este nivel. Paralelamente, se le dio un refuerzo físico genérico y muy específico en su caso, porque lo necesita. A nivel técnico, en el saque cambió la postura de base (tren inferior de las piernas). Es una progresión muy lenta, porque son cambios que afectan bastante. A día de hoy, todavía no han cuajado del todo, pero ha mejorado en velocidad y porcentaje. En la derecha, se cambió la forma de los apoyos. El revés no lo he tocado, quizá un poco el cortado. En el revés a dos manos, lo que hago es retroalimentarlo para que fuerce un poco más las jugadas.

Además, se ha desarrollado un patrón de juego acorde con su personalidad y con el que se sienta cómodo. En un momento determinado cuajó todo, y siguiendo esa progresión, terminamos el año pasado como no. 16 (su mejor ranking ha sido el no. 13). Su principal dificultad fue superar a Nadal, Djokovic y Ferrer, contra los que perdió tres veces con cada uno. A todos los demás les había ganado en alguna ocasión. En 2014, estábamos en este punto de trabajo y el inicio de año fue muy correcto hasta después de la Copa Davis, cuando ganó a Murray. Todo iba bien hasta que en Montecarlo, una lesión inoportuna y las expectativas le hicieron salir de ese orden que llevábamos.

En todo ese camino, también he trabajado a nivel mental, entendió un poco más cómo se compite, se le dieron herramientas para controlar esas emociones que en un momento determinado marcan a un ser humano, y consiguió controlarlas. En este momento, las situaciones son nuevas. Se crean unas expectativas demasiado altas y rápidas por la forma de un país (Italia) muy expresivo. La exigencia ha sido muy alta y no ha sabido gestionarla durante los últimos meses. Hemos ido sobreviviendo en esta etapa de evolución, llevando esta situación de la mejor manera posible. No es fácil de llevar, él se siente mal y muchas veces tiene esas frustraciones por haberse salido de la trayectoria normal y tener unas expectativas que no eran reales en aquel momento.

¿Cuáles son los problemas físicos que Fognini tiene por naturaleza?

Los espacios que tiene entre los huesos son más estrechos de lo normal. En el caso de un tenista, repercute mucho en las caderas y las muñecas. En un momento determinado, se llegan a tocar los dos huesos y eso produce inflamaciones, hematomas y un dolor que incomoda y tarda mucho en desaparecer. Según cómo trabajes, añades más problemas o consigues que los espacios entre los huesos se mantengan o amplíen.

¿Y qué otros problemas físicos ha sufrido en los últimos meses?

Problemas musculares de sobrecargas, y en Montecarlo, jugando contra Tsonga, se hizo un desgarro muscular en el abductor. Podría escribir un libro con cosas así, pero son lesiones habituales en un competidor de élite. Él ha tenido desde siempre estos problemas y le preocupan más, sabe que en un momento le pueden suponer dejar de jugar dos o tres meses. Tuvo una fascitis plantar y estuvo casi tres meses sin jugar el año pasado. Tiene presente que lo ha pasado mal y le cuesta gestionar esto más que a otros.

Fognini.

¿Se deben los malos resultados de los últimos meses a sus problemas físicos?

No, es una mezcla de exceso de expectativa y que la “bola” se ha ido haciendo más grande, tienes que hacer un sobresfuerzo, y eso te crea más problemas musculares.

Frecuentemente, se habla más de su comportamiento en la pista que de su juego. ¿Es injusta la prensa con Fognini?

No, no lo creo. La prensa deportiva seria, que por suerte sois muchos, si explica simplemente lo que se está viendo o escuchando, no comete ninguna injusticia porque es la realidad. Ahora bien, es verdad que hay prensa que se recrea con ello y le da más importancia a eso que a otras situaciones del partido que también son dignas de mencionar. A pesar de que en un momento determinado podrías explicar las razones por las que ocurre eso, tampoco tiene justificación.

¿Cree que la prensa italiana es especialmente dura con él?

Sí, mucho, demasiado. Son muy sensacionalistas. Teniendo razón, son cosas justificables, pero creo que hacen más leña de esto que de otras cosas. Lo entiendo también, pero son un poquito más sensacionalistas.

¿Considera que la ATP y los organizadores de torneos como Wimbledon se han excedido con las multas económicas a Fognini?

Este tema no lo sé medir. Tuve reuniones con ellos y me dijeron que el coste de reparación y mantenimiento era alto. Acepté unos razonamientos que tampoco me convencieron, pero es verdad que Fabio se merecía estos castigos o sanciones. Me resulta difícil valorar la cantidad. Son merecidas, están dentro del reglamento.

Esas reacciones que él tiene, ¿son algo que le ha recriminado e intenta corregir o lo acepta como parte de su personalidad?

No, nunca lo puedo asumir o defender. Evidentemente, tratamos de corregirlas igual que él, pero los seres humanos, bajo tensión, reaccionan de forma diferente. El ‘antes’ y el ‘después’ lo tiene muy claro. El ‘durante’, en muchos momentos lo ha tenido claro, y en otros momentos le supera. Se esfuerza y trabaja para corregirlo, pero no le resulta fácil como podemos comprobar.

Fognini.

¿Temen que en algún momento, además de multas económicas, haya una sanción deportiva?

No temo nada deportivamente hablando, no lo tengo presente. Eso no está dentro de mi control, lo que está bajo mi control es ayudarle y esa es mi obligación. Si a pesar de ello no se consigue y alguien considera que debe tener más consecuencias… no estoy pendiente de eso. Cuando trabajo, no lo hago por miedo, sino pensando en que eso no le ayuda a mejorar su tenis. No comparto para nada estas reacciones, ni siquiera conmigo mismo, y cuando es repetitivo no es justificable.

¿Es algo que puede corregir a estas alturas de su carrera?

Creo que sí, porque ya lo habíamos corregido. No es algo nuevo, pero antes no era el 15 del mundo. No era tan bueno, lo consiguió y lo corrigió. Ahora vuelve a estar más presente, pero estoy convencido de que lo puede corregir. Es algo que pasa por la propia voluntad e intención de uno mismo.

¿Ha recaído en su actitud por la presión que tiene?

Lógicamente. Por querer agradar a los demás más que a él mismo, ocurren estas cosas.

¿Cuál es la situación contractual entre Perlas y Fognini?

Yo trabajo año a año. Tengo contrato con él hasta noviembre, antes de empezar la nueva pretemporada.

¿Han hablado ya de la próxima temporada? ¿Ha tomado usted alguna decisión?

No, estamos trabajando conjuntamente, dándole continuidad al proyecto. Al finalizar los torneos, se podrá reafirmar el contrato que tenemos o volver a hablar, pero mientras tanto, se va trabajando. En los tres torneos que nos quedan, intentaremos sacar ese tenis que es capaz de desarrollar en los entrenos y no está consiguiendo sacar en competición.

Ferrer.

David Ferrer declaró recientemente que ya había decidido quién sería su próximo entrenador, pero no lo podía decir porque estaba con otro jugador. ¿Ha hablado con él de este tema?

Yo no tengo que decir ninguna cosa. Estoy trabajando con Fabio Fognini con la idea de darle continuidad. A David Ferrer le tengo un gran aprecio y le valoro muchísimo. Si lo tiene todo organizado, le deseo que le vaya bien. No es algo que me incumba en este momento.

¿Puede negar que haya llegado a un acuerdo con Ferrer?

Yo no tengo ningún acuerdo con nadie en este momento.

Cuando Carlos Moyá decidió no continuar como capitán de la Copa Davis, ¿se vio usted como un candidato o es una etapa de su carrera que ya está cerrada?

Yo tengo la paz de que he podido intervenir cinco años en la Copa Davis con el G4 y el G3. Por suerte, tengo en casa dos trofeos de campeón y uno de finalista. He tenido un éxito profesional que ni podía haber soñado. También fue una etapa dura, porque tuve que tomar decisiones muy duras con mis jugadores (Carlos Moyá en 2000 y Albert Costa en 2003), dejarles fuera de esas finales, haciendo mi trabajo por el equipo y dando prioridad al equipo por encima de mis intereses profesionales y personales. Me llevé una gran decepción con la decisión casi unilateral del presidente de la RFET (Pedro Muñoz), quizá apoyada por un par de jugadores, de que por entrenar a Guillermo Coria la situación podía ser diferente. Fue (su exclusión de la capitanía) una decisión unilateral de alguien que no era profesional ni estaba capacitado para tomar esas decisiones, pero era el presidente y lo podía hacer.

Perlas.

Dicho esto, me enorgullecería muchísimo, pero entiendo que se han tomado otros caminos, que apoyo totalmente, de hacer una rueda meritoria de exjugadores que se lo merecen. Me gustaría, pero no es algo que me haya planteado porque entiendo que en este momento pueden hablar mucho más de Ferrero, Bruguera… Yo podía estar en una lista, pero igual que muchísimos otros como Gala León.

¿Le sorprendió su nombramiento como capitana?

Claro que me sorprendió, pero no por ser mujer, eso está totalmente fuera de lugar. Si hablamos seria y profesionalmente, me sorprende. No porque tenga dudas de sus cualidades y capacidades, sino porque, por suerte en España, incluida ella, hay muchísima gente que podría estar en esa lista de candidatos. Que ella sea la primera ahora, es quizá la única sorpresa, pero no pongo en duda su capacidad, eso se demuestra en el día a día. Me hubiera gustado que se mantuviese esa línea de consultar a los jugadores. Creo más en la implicación que en la imposición.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes