Lo peligroso de tener un torneo cerca del final de temporada

A estas alturas de temporada nos encontramos con muchos jugadores que se bajan de los torneos y otros que reciben infinidad de wildcards para jugar en ellos.

Es lo peligroso de tener un torneo oficial a final de temporada ya sea en el circuito ATP o en el de WTA. Su proximidad con el torneo que pone la guinda al año, el World Tour Final en el caso de la ATP y las WTA Finals en el caso del circuito femenino, les hace ser una espada de doble filo ya que puedes tener la mala suerte de que todos se bajen a última hora para estar en plenas condiciones o que todos se quieran apuntar para arañar puntos que le permitan clasificarse.

En el caso del circuito ATP, aún faltan muchos puestos por definir los que se clasificarán para Londres. Eso hace que todos los tenistas quieran arañar puntos por todos lados haciendo que los jugadores pidan wildcards a los organizadores de los torneos para disputarlos. Es el reciente caso de Andy Murray, que asistirá al Open de Valencia después de perder ayer ante David Ferrer, lo que le complica las cosas de cara a la Race. Esta petición ha tenido repercusión en el alicantino, que ha hecho lo mismo para jugar en Viena o Milos Raonic, que ha hecho lo propio para asistir a Moscú.

Gracias a esto, Valencia presentará un cuadro de lujo ya que hasta cinco top 10 estarán presentes en la capital del Turia. Además, los espectadores nos favoreceremos de esto ya que estos tenistas tendrán que darlo todo y luchar hasta dejarse la última gota de energía que les quede ya que se juegan entrar en uno de los torneos más prestigiosos del circuito.

Aunque esto podría tener un efecto adverso y es que en el circuito femenino, a diferencia del masculino, ya está todo definido y ya tenemos a las ocho tenistas que disputarán las WTA Finals en Singapur. Esto, unido a que bastantes de esas ocho tenistas tienen problemas físicos, hace que las chicas no tengan la necesidad de jugar y provoca muchísimas bajas de última hora como las sufridas en el torneo de Moscú, que ha sufrido una espantada histórica bajándose tenistas como Caroline Wozniacki, Ana Ivanovic, Angelique Kerber, Petra Kvitova o Jelena Jankovic. Otro torneo que se juega también esta semana previa a Singapur, Luxemburgo, sufrió la baja de Eugenie Bouchard. El cuadro que se les quedó a estos torneos no tiene nada que ver con el que aparentaba previamente, perjudicando a espectadores y patrocinadores.

¿Tiene sentido poner un torneo de categoría tan baja la semana previa a uno de los torneos más importantes del año? Desde luego, Moscú y Luxemburgo tienen motivos para quejarse por el lugar que les ha tocado ocupar en el circuito. Todo lo contrario pensarán torneos como Viena, Valencia o Basilea, que se ven favorecidos sin hacer nada mientras ven a las máximas estrellas pasearse por sus pistas y es que si eres organizador de un torneo que se disputa a estas alturas de temporada no sabes bien lo que te vas a encontrar hasta que no se aproxima la fecha de competición.

Comentarios recientes