Djokovic continua intratable en Beijing

El serbio Novak Djokovic sigue con su racha de victorias en Beijing. Esta mañana derrotó sin demasiados apuros a Grigor Dimitrov 6-2, 6-4.

Novak Djokovic parece no tener límites en Beijing. Se siente como en el patio de su casa. Jamás ha perdido un partido en este torneo y esta mañana amplió su racha a 22 partidos ganados de forma consecutiva en la capital china. Hoy se deshizo del búlgaro Grigor Dimitrov en sets corridos y sin demasiados contratiempos. El número uno del mundo se postula como el máximo candidato a hacerse con el título.

El serbio se las ingenia para llegar a los finales de temporada con el tanque lleno de gasolina. Encuentra la manera de estar enérgico, vivo y no mostrar ningún tipo de agotamiento para poder barrer a sus rivales. Hoy volvió a hacerlo en cuartos de final ante Grigor Dimitrov y se metió entre los cuatro mejores del torneo chino donde jamás ha perdido un encuentro y donde ya levantó cuatro títulos consecutivos.

El primer set, a pesar del abultado resultado para Djokovic (6-2), fue curioso porque podría haber caído para cualquiera. En las oportunidades de juego no hubo muchas diferencias a cómputos globales pero sí que, al entrar en detalle, se pudo observar que el número uno del mundo es el Rey sacando rédito en los momentos importantes del encuentro. El serbio tuvo dos pelotas de break y las aprovechó las dos consiguiendo un 100% de efectividad en este apartado. Suficiente para mantener su saque y llevarse el set.

Del otro lado de la moneda estuvo Dimitrov que de las seis oportunidades de las que dispuso no supo concretar ninguna y se quedó en un pobre 0%. El búlgaro no estaba en su día alegre, cometió demasiados errores no forzados dándole infinidad de puntos gratis a su rival. Tampoco terminaba de creerse que podía hacerle frente a Djokovic. Le faltaba la convicción necesaria para saber que podía vencerlo. Sus tiros no presentaban una seria amenaza para el número uno del mundo que estaba como una roca al otro lado de la pista.

Djokovic estaba seguro, sólido e intratable desde el fondo de la cancha. Físicamente entero era un frontón que llegaba a todas las pelotas y mostraba chapa de por qué es uno de los mejores del mundo al contraataque. Un quebradero de cabeza para el búlgaro que no veía hueco por ningún lado ante un tipo que llegaba, devolvía y contraatacaba todo lo que le tiraban.

El partido de Novak no fue impoluto ya que por momentos se lo vio más quejoso de lo normal. No aceptó los juegos que perdió y sus gritos de rabia e insatisfacción fueron una constante. Incluso en el segundo set llegó a romper una raqueta estando por encima del marcador.

A pesar de esto Dimitrov no supo aprovechar las oportunidades que se le pasaron por delante y volvió a demostrar que está un par de escalones por debajo de los mejores del mundo. Sobre todo en el aspecto de confianza, seguridad y el mental. Le faltó determinación para creerse que podía vencer, y esto ante Djokovic se paga muy caro. El serbio en semifinales espera al ganador del partido entre Andy Murray y Marin CIlic.

Comentarios recientes