Uniqlo, la gran ganadora del US Open

La marca de ropa, que viste a Novak Djokovic y a Kei Nishikori, ha sido la principal beneficiada de este último Grand Slam sobre todo, gracias al japonés

Uniqlo empezó a hacerse conocida en el mundo, más allá de Japón, de donde es originaria, cuando comenzaron a patrocinar a Novak Djokovic. La explosión de Nishikori en el circuito, ha ayudado a que la compañía se haga muy famosa en el país nipón y traspase otras tantas fronteras. Tras este US Open, donde Djokovic alcanzó las semifinales y donde Kei alcanzó la final, la marca de ropa ha salido muy beneficiada.

Tanto es así, que Nishikori ha recibido un extra de 940.000 dólares por parte de Uniqlo por "promover de esta manera tan grande la imagen de la marca de ropa". Desde luego, no es un mal premio de consolación para el japonés después de haber perdido la final del US Open. Este año, Nishikori aparecía como el noveno tenista con más ganancias en los últimos 12 meses en la revista Forbes. Seguro que este premio le hará subir algún puesto el año próximo.

Allen Adamson, un experto en marcas de ropa deportiva, comenta: "Uniqlo es muy afortunada. Lo que tiene éxito en las marcas de ropa deportivas son las grandes historias y Nishikori tiene una buena historia. Desde el punto de vista de marketing, lo que ha logrado es muy relevante ya que la gente ha visto que un tenista con éxito no tiene por qué llevar el swoosh de Nike solamente".

Eriko Muteki, portavoz de la compañía, se ha mostrado encantado de tener a estos dos tenistas como imagen de su empresa. "Es fantástico para nosotros de tenerles en nuestra compañía e incluso que batallen el uno contra el otro usando nuestras ropas", declaraba. "Uniqlo se está expandiendo por todo el mundo y eso es, en gran parte, gracias a ellos", añadió. "El impacto que Nishikori tendrá en el mercado japonés será brutal", concluyó. Y es que si sigue así, Kei podrá embolsarse más de 100 millones de dólares sólo en contratos publicitarios.

Uniqlo está dirigida por Tadashi Yani, listado en Forbes como el japonés más rico del mundo con una fortuna valorada en más de 16,5 mil millones de dólares. Su objetivo es llegar al top de marcas deportivas y no va por mal camino ya que dispone de más de 1.400 tiendas en Asia e importantes centros en Tokyo, Shanghai o Nueva York.

Comentarios recientes