Semifinales del US Open: Serena Williams – Ekaterina Makarova

Serena, con el apoyo de su público, aspira a reinar otra vez en Nueva York. La discreta Makarova, que ya le ha derrotado en un Grand Slam, se cruza en su camino

Serena Williams.
Serena Williams.

Serena Williams y Ekaterina Makarova lucharán este viernes por alcanzar la final del US Open. La rusa ya ha derrotado a la número uno en un Grand Slam. Ante su público, Serena puede salvar una temporada muy irregular. Sólo está a dos partidos de ganar su sexto título individual en Nueva York.

Bajo el calor de su público, Serena Williams resurge en el US Open. Una campeona con el orgullo herido por sus discretos resultados este año. La única estadounidense con vida en el cuadro individual. La historia perfecta para enfervorizar el ‘patriotismo USA’.

Serena está a un paso de alcanzar la final en Nueva York por cuarto año consecutivo, y a dos de ganar el US Open quince años después de su primer título. Su reto de hoy se llama Ekaterina Makarova. La zurda rusa, igual que la número uno, se ha plantado en semifinales sin perder un set en el camino, derrotando a rivales de la talla de Eugenie Bouchard y Victoria Azarenka.

serena.

La discreta Makarova, con cierto parecido físico a Steffi Graf, ha roto al fin la barrera de los cuartos de final en un Grand Slam, una ronda que había alcanzado cuatro veces antes de este US Open. También está siendo imparable en el torneo de dobles, donde ya está en la final junto a Elena Vesnina, eliminando, entre otras, a Serena y su hermana Venus.

“Creo que intento permanecer a la sombra, estar en mi mundo. No utilizo mucho las redes sociales”, dice Makarova, con poco más de 3.300 seguidores en twitter. Su receta para sorprender a la estadounidense, como ya hizo en el Open de Australia 2012, es muy simple: “Necesito ser un poco más agresiva que ella”, comentó tras su victoria en cuartos de final.

makarova.

Serena asegura que jugar contra una zurda no supondrá un problema añadido: “Ya he jugado contra dos zurdas y entreno frecuentemente con Varvara Lepchenko, que es zurda. Estoy preparada. Siempre le pregunto a mi padre por qué no fui zurda. Incluso, cuando era más joven quería ser zurda. Me encantan los zurdos”. La número uno también resta importancia a la atención médica que recibió en un tobillo durante su último partido de dobles: “Sólo necesité otro vendaje porque el que tenía se había soltado un poco. Eso fue todo”.

Este viernes, no antes de las 15:45 en Nueva York (21:45 en España), la archicampeona Serena y la discreta Ekaterina se verán las caras para decidir quién juega la final del US Open.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes