Gastón Gaudio: “Mi cabeza no era la mejor para jugar al tenis”

El argentino Gastón Gaudio dejó su marca y tiró frases únicas en una entrevista concedida en Radio Metro. Gaudio, en estado puro, habló de todo.

Gastón Gaudio en un partido oficial de la ATP
Gastón Gaudio en un partido oficial de la ATP

Gastón Gaudio es un personaje único que no deja indiferente a nadie. Ya retirado desde el 2011 de manera oficial logró ganarse la simpatía de una gran cantidad de personas gracias a su forma de ser y explicar sus sentimientos. Siempre sincero, sin filtros y sin pelos en la lengua, el ‘gato’ pasó por los micrófonos de Perros de la Calle y dejó frases y anécdotas para el recuerdo.

La charla comenzó en torno a su manera de ser. Gastón Gaudio a lo largo de su carrera siempre se mostró sincero tanto para lo bueno como para lo malo. “Nunca quise aparentar algo, siempre mostré las cosas como eran. Por esto la gente me odia o me quiere. Soy como soy, puedo decir cualquier barbaridad… “estoy como el culo” o “está todo bien y vamos para donde quieras”, comentó nada más comenzar la charla y al ser cuestionado por la cantidad de veces que se lo vio deprimido tanto en las pistas de tenis como fuera de ellas.

Gastón también habló de lo complejo que es llegar a ser profesional y lo dura que es la etapa de la adolescencia ya que la vida del tenista requiere mucho sacrificio desde bien joven. “Te perdés miles de situaciones (…) Yo a los 18 años solo estaba cuatro meses en Buenos Aires. A esa edad lo único que te importa es jugar al fútbol, ponerte en pedo y salir con tus amigos. En ese momento no lo podés hacer”.

“Sos tan chico y tenés que tomar decisiones que son realmente difíciles para la edad que tenés. No es fácil decir que te vas a dedicar al tenis cuando mis viejos me decían “terminá el colegio porque si no te matamos”. No estás preparado mentalmente para tomar semejante decisión cuando sos tan chico. Ni siquiera sabés si vas a ser tan bueno”, argumentaba el excampeón de Roland Garros.

A pesar de las adversidades que pasó el balance es positivo y está agradecido por todo lo que el tenis le dio. “Todo lo que tengo, lo tengo gracias al tenis. Estoy cien por cien agradecido. No lo critico, no digo que es una mierda…. Todo lo contrario, es espectacular pero también tiene cosas malas como todo. (…) Vale la pena. Pero es como todo... es imposible lograr algo que querés sin sufrir, más en el deporte. No hay manera. Pero míralo a Messi, para llegar a donde está se tuvo que romper el culo”.

A Gaudio siempre se le recriminó su fragilidad mental en algunos partidos y momentos de su carrera deportiva. “No me quejo de mi actitud. Yo era mucho más demostrativo que los demás, me volvía loco pero eso no es algo que me recrimino. Obviamente dejé de ganar un montón de partidos por eso, dejé pasar oportunidades por la actitud o por cómo me calentaba o me deprimía pero no es algo que me esté recriminando. Me tocó eso. Mi cabeza no era la mejor para jugar”.

A pesar de que no su mente no era la idónea, Gaudio pudo ganar un Grand Slam allá por 2004 en París frente a su compatriota Guillermo Coria. “Roland Garros fue lo mejor que me pasó en mi vida. Desde los 7 años que soñaba con ganar ese torneo… yo sabía que número uno del mundo no iba a poder ser nunca y lo único que quería era ganar Roland Garros o la Copa Davis. La satisfacción personal de lograr lo que soñaste toda tu vida no hay premio que te lo pueda pagar”.

Gaudio compartió circuito con Federer, Nadal, Djokovic, Ferrer, Robredo, Haas y toda la camada de jugadores por encima de los 30 años. Lo que más le impacta es la mentalidad que tienen estos jugadores que siguen compitiendo al más alto nivel mundial tras tantos años en el circuito. “Lo que más admiro de ellos no es lo que ganan o lo bueno que son tenísticamente, para mí lo más difícil de todo es lograr tener la misma motivación después de diez años. Nadal por ejemplo va a jugar a Halle después de Roland Garros y tiene una motivación que es difícil de lograr. El seguir queriendo ser el mejor todos los días de tu vida es algo que no sé si todo el mundo tiene esa continuidad”, reflexiona el ‘gato’.

Gaudio hizo autocrítica y confesó el egoísmo que tienen muchos tenistas a lo largo de su vida. “Los tenistas somos muy egoístas durante mucho tiempo. Todo el mundo gira alrededor tuyo… tu familia, tu entrenador, tus amigos, toda la gente que te rodea está pendiente de que vos estés bien. Tu entrenador vive de vos, tu preparador físico también, sos como una empresa. Te crías en un mundo en el que inconscientemente te pensás que todo tiene que girar alrededor tuyo. Y cuando se termina…. tener una relación personal o pareja con una pareja es muy complicado”, confiesa tras hacer un balance de lo que vivió una vez retirado del tenis profesional.

En la etapa de adolescente, Gaudio no estaba cien por cien centrado en el tenis y priorizaba en ocasiones las salidas nocturnas y las fiestas con sus amigos. A pesar de esto, su íntimo amigo Mariano Zabaleta fue quien le hizo cambiar la mentalidad a los 17 años de edad con una frase que le marcó de por vida. Tras una gira por Italia, Zabaleta le dijo a Gaudio: “El vivo es el que vive del tenis el día de mañana, ¿entendés? No el que se piensa que se la sabe todas y después termina dando clases de tenis en un club. Olvidate de toda la estupidez que estás haciendo… de salir todas las noches de joda, de jugar al fútbol. Dedicate realmente a esto, la perseverancia es la clave del éxito”.

Gastón le hizo caso. Se dedicó al tenis, llegó a dejar su nombre en la historia de Roland Garros y el tenis argentino y cumplió uno de sus sueños. Gaudio en estado puro.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes