Cuevas y la mejor semana de su vida

Pablo Cuevas alcanzó a sus 28 años y tras pasar dos años de calvario por una lesión en la rodilla, su primera final ATP en Bastad. Una historia de superación.

Pablo Cuevas venció en semifinales de Bastad contra todo pronóstico a Fernando Verdasco y así se clasificó para jugar a sus 28 años la primera final ATP de su carrera deportiva. El uruguayo estuvo apartado de las pistas y de la competición durante más de dos años por una lesión en la rodilla. Tuvo que se operado dos veces, con recaídas en el medio, las que postergaron su regreso al circuito internacional. Hoy está de vuelta y en su mejor momento.

Persevera y triunfarás. Lo tiene bien aplicado Pablo Cuevas desde hace años. El uruguayo pasó por un calvario por culpa de las lesiones. Incertidumbre sobre su futuro, dudas por si volvería a jugar y tampoco había una fecha estimada para su regreso. Un verdadero caos que no le arrebató jamás la ilusión de volver y triunfar en el tenis.

“Es duro estar tanto tiempo sin jugar, en este tipo de lesión, no hay fecha, es una lesión jodida, hay que ver semana a semana, hay desilusiones. A veces era más difícil pero entre la familia y amigos siempre estuvo el apoyo para salir. Tengo muchas ganas de volver, tengo mucho para dar, subir en el ranking, cumplir mis objetivos”, comentaba unos meses atrás antes de volver a la competición.

Cuevas llegó a pensar que su carrera estaba acabada, que no podría volver a jugar al tenis y que jamás tendría la oportunidad de estar disputando un partido oficial de la ATP. “Me pasó de todos. Tenía días en los que pensaba que no iba a quedar bien, otro que no iba a poder jugar, fueron los menos igual y ganó la fuerza de voluntad, me iba agarrando de pequeñas cosas que me ayudaron a alejar todos esos pensamientos”, explicó el uruguayo.

Pablo Cuevas pasó toda la temporada de 2012 en blanco y recién empezó en el 2013 a competir nuevamente. Apenas disputó ocho torneos entre Challengers y ATP pero ya hacia finales de año demostró que estaba con nivel ganando el Challenger de Buenos Aires.

En 2014, beneficiándose del ranking protegido ya está metido como uno más de la élite jugando todos los torneos ATP y haciendo resultados. A día de hoy es el 111º del ranking mundial y si lograra coronarse en Suecia escalaría hasta el puesto 63º aproximadamente.

Cuevas es el primer uruguayo finalista en el ATP World Tour desde que Marcelo Fillippini ganara el título de St. Poelten en 1997. Un dato espectacular para el tenista y para el país.

En la final chocará con el ganador del partido entre Carlos Berlocq y Joao Sousa. Un premio merecido par aun hombre que maduró en la sombra y alejado de las pistas. “Entendí que no se regresa de un día para el otro. A veces uno espera sacar más puntos en una gira de los que realmente puede”, tiró. Hoy el tenis le devuelve al sonrisa y está por primera vez en una final ATP. Sueño cumplido pero ahora le queda el último gran pasito.

Comentarios recientes