Ángel Ruiz Cotorro: "El tenis nos está ganando la batalla"

En una ponencia recogida por el portal de Eurosport, el médico personal de Rafa Nadal alerta de las cada vez más prematuras y frecuentes lesiones en el tenis

Ángel Ruiz Cotorro
Ángel Ruiz Cotorro

Jefe de los servicios médicos de la Real Federación Española de Tenis y médico personal de Rafael Nadal. Pocas personas más cualificadas para reflexionar sobre las recurrentes lesiones que se suceden en el tenis como él, Ángel Ruiz Cotorro, quien expuso sus impresiones en una reciente ponencia, transcrita por Eurosport, acerca de las lesiones propias del tenis y sus posibles soluciones a un problema que cree estar sobrepasando al propio deporte.

"El tenis nos está ganando la batalla" es la reflexión clave de su ponencia en la Facultad de Fisioterapia de la Universidad de A Coruña, referenciando una patología que está apareciendo con mayor precocidad y premura: las lesiones de cadera. El Dr. Cotorro afirma ahber estado tratando y observando esta dolencia en edades cada vez más tempranas. A ese respecto ha señalado los cambios que el tenis viene exprimentando y que necesitan atajarse metodológicamente para prevenir estas lesiones.

"El tenis ha cambiado muchísimo; con la incorporación de nuevos materiales que han conseguido que se juegue a otra velocidad completamente diferente. Desde el año 2000 al momento actual podemos decir que es otro deporte". Enfocada su ponencia en patologías de rodilla y cadera, Cotorro se muestra preocupado por la asiduidad con la que tales lesiones aparecen en el tenis profesional y en edades tan tempranas.

El primer tenista al que Cotorro diagnóstico un problema de cadera, con posterior y obligada cirugía, fue el brasileño y ex número 1 del mundo, Gustavo Kuerten. Después jugadores como Hewitt o Raonic, pasando por el quirófano a los 21 años, son casos más recientes con esta patología. De los tenistas a los que ha tratado Ruiz Cotorro, el más joven que tuvo que someterse a cirugía por las lesiones de cadera fue una chica de 11 años, un caso en el que se ha apoyado para afirmar que estas dolencias afectan cada vez a más temprana edad.

"Empezamos a entrenar muy pronto y el tenis nos está ganando la batalla. Algo hay que hacer. Esta patología (de cadera) puede condicionar el futuro del tenis. Entre los 12 y los 16 años hay que cuidar al deportista. Se entrena demasiado a esas edades, de tres a cuatro horas diarias, y compite más de 20 semanas al año".

Cotorro ha indicado que una buena solución es corregir el golpeo y fijarse "en los buenos" tenistas, entre los que puso como ejemplo al estadounidense Pete Sampras, que fue número 1 de la ATP 286 semanas. También ha analizado ante estudiantes de fisioterapia, fisioterapeutas, tenistas y entrenadores, las lesiones de rodilla, como la entesopatía rotuliana de la que ha tenido que tratar a Rafa Nadal, nueve veces ganador de Roland Garros y número 1 del mundo hasta el pasado fin de semana.

"Es una lesión crónica que hay que recuperar en competición, lo que dificulta el proceso, ya que, en circunstancias normales, se recomienda reposo y trabajo muscular". En cuanto a las técnicas para recuperar este tipo de patologías, Ruiz Cotorro ha citado el tratamiento con corticoides, plasma o células madre, método, este último, por el que se inclina. "Empieza a dar buenos resultados en situaciones extremas. Las células madres me dan cierta confianza. Pero es un tratamiento muy caro".

Uno de los problemas propios del tenis es que para recuperar las tendinitis rotulianas, el entrenamiento no te supone un test fiable para reconcoer una curación total, pues el ritmo competitivo, así como todos sus movimientos, son de mucha mayor agresividad y de imposible predicción. "Hay que buscar el equilibrio entre la carga del tendón (rotuliano) y la carga que se le aplica. Se dice que ha habido un mal entrenamiento, creo que se analizan poco lo que son las cargas y en competición se pierden las rutinas normales. La competición te cambia radicalmente".

En cambio, otras lesiones de rodilla como la rotura del ligamento cruzado anterior y posterior, muy frecuentes en fútbol, apenas tienen incidencia en el tenis: "En más de 25 años he visto cuatro casos, todos ellos de chicas con factores predisponentes, por lo que no es una patología del tenis".

Su propio paciente, Rafa Nadal, ha manifestado en alguna ocasión el peligro que conlleva un circuito con tal predominancia de superficies duras, en contraposición a las superficies naturales, por las que aboga el número 2 del mundo en búsqueda de un equilibrio que lleve consigo una mayor prevención y una comeptición más llevadera tanto por las superficies como por el calendario tan ajustado al que se someten. En 2015, la pista dura mantendrá su cifra de 35 torneos, por 22 de arcilla y 7 de hierba- Stuttgart pasará de tierra a pasto-, de un total de 64 eventos de categoría World Tour.

Comentarios recientes