La victoria de Djokovic en cinco claves

Repasamos en cinco puntos las claves que han llevado a Novak Djokovic a hacerse con segundo trofeo de Wimbledon ante Roger Federer

El campeón de Wimbledon 2014, Novak Djokovic
El campeón de Wimbledon 2014, Novak Djokovic

Después de afrontar siete finales de Grand Slam donde perdió cinco, enfrentarse en la final de Wimbledon ante el más grande históricamente sobre esta superficie junto con Sampras, y tras una durísima batalla a cinco sets y tras casi cuatro horas de partido, el serbio Novak Djokovic se ha hecho con la victoria en Londres. Una de las mejores finales de Grand Slam que hemos vivido en los últimos años. Repasamos las claves que han llevado a Nole a levantar el trofeo de campeón en Wimbledon 2014.

Juego de fondo - El de Belgrado ha jugado a la perfección desde el fondo de la pista. Tuvo en mente en todo momento la táctica de echar para detrás a su rival para intentar que no subiera fácil a la red y lo hizo genial. Siempre obligó a Federer a jugar al bote pronto ya que la mayoría de sus golpes siempre iban pegando a la línea de cal del fondo. Esto hacía que tuviera la posibilidad de poder dominar al suizo, que en ciertos momentos del partido tuvo que correr de un lado a otro de la pista, devolviendo como podía las bolas que le tiraba Nole.

Conectó primeros saques en momentos cruciales - Cuando el partido se movía en momentos tensos, como bolas de break en contra o con posibilidad de ponerse con ventaja en los juegos finales de cada set, Djokovic lograba jugar siempre con primer saque, lo que le permitía jugar el punto con mayor ventaja. Algo vital y que le encaminó hacia la victoria.

Sus restos - Seguro que lo hablaron antes de comenzar el partido, había que ser agresivo siempre al resto, y lo cumplió a rajatabla. Djokovic se presentaba en esta final como el que más bolas de break había convertido en todo el torneo (27) y demostró por qué es uno de los mejores restadores, si no el mejor, del circuito. Federer se encontraba la pelota en los pies y en bastantes juegos, sufrió al servicio, afrontando hasta 15 bolas de break. Sobre todo con los segundos saques de Roger, el de Belgrado no dejó de presionar e hizo que su rival acabar el partido con sólo el 44% de puntos ganados con su segundo saque.

Siempre concentrado - Djokovic apenas tuvo despistes en todo el encuentro. Si acaso algún punto en el tie break del primer set y cuando estuvo 5-2 arriba en el cuarto. En el resto del partido, el serbio fue una roca mental no dejando ni una bola por perdida y manteniendo el control cuando el partido se ponía tenso. La determinación con la que salió en el último juego del partido, el break que le daba la victoria, muestra el hambre con el que sale el serbio a pista. Hoy, infranqueable. ¿Ya se nota la ayuda de Boris Becker?

Pocos fallos - Llama la atención que Novak haya cometido sólo 27 errores no forzados en cinco sets. Es una brutalidad. Había momentos del partido en que Roger no sabía qué hacer porque es que, sencillamente, el serbio no fallaba ni una bola. En el tercer set, que acabó en tie break, recordemos, Djokovic sólo cometió dos errores. No había manera de encontrar un resquicio por dónde entrarle y encima, siempre ponía la pelota en pista buscando las cosquillas del suizo.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes