Djokovic da el golpe en Wimbledon

Novak Djokovic derrota a Roger Federer en la final masculina de Wimbledon. El serbio rompe el sueño del suizo y arrebata el número uno mundial a Rafael Nadal

Novak Djokovic.
Novak Djokovic.

Novak Djokovic se proclama campeón de Wimbledon por segunda vez tras vencer en la final a Roger Federer. El serbio derrotó al suizo en una batalla para la historia: 6-7(7), 6-4, 7-6(4), 5-7 y 6-4. Djokovic logra su séptimo título de Grand Slam, igualando a John McEnroe y Mats Wilander en este apartado. Además, vuelve a ser número uno del mundo, superando a Rafael Nadal en el ranking de la ATP. Federer no pudo cumplir el sueño de ganar su octavo Wimbledon y su título de Grand Slam número 18.

Novak Djokovic estropeó la fiesta de Roger Federer y dio el golpe en una final de Wimbledon para la historia. Una batalla que empezó siendo tenística y acabó siendo mental. Todo ello, con un guión similar a la final de Wimbledon 2008, la única que Federer había perdido hasta hoy.

El triunfo cicatriza muchas heridas en el serbio, que acumulaba tres derrotas consecutivas en finales de Grand Slam y un solo título de esta categoría en dos años. Djokovic mostró todas sus virtudes y defectos a lo largo de la final. Su excelencia tenística y sus lagunas mentales. Pero hoy, estuvo más fuerte ante la adversidad e impuso su mejor tenis.

En líneas generales, Federer fue inferior al serbio, pero su servicio y su carácter llevaron esta final al límite. El extraordinario derroche de Roger no tendrá premio en su grandioso palmarés. El octavo título en Wimbledon y el decimoctavo de Grand Slam siguen siendo un sueño para el suizo.

federer.

El nivel tenístico en la pista central estuvo a la altura de la trascendencia histórica del acontecimiento. Un tenis de precisión arquitectónica jugado a la velocidad de la luz, un recital de variedad y agresividad sobre hierba, una lucha por tomar la iniciativa desde el primer golpe. Federer, más decidido a subir a la red. Djokovic, majestuoso desde la línea de fondo, combinando su excelencia técnica con su capacidad atlética.

Aunque su porcentaje de primeros servicios fue discreto, Novak concedió pocas oportunidades con el saque, un aspecto que ha marcado su mejoría en la segunda semana del torneo. Los primeros juegos de la final ya mostraban al Djokovic de las mejores tardes. Sus golpes tenían profundidad e intención, y los errores no forzados apenas aparecían.

Sin embargo, el saque y la combinación de reveses planos y cortados de Federer impedían que Djokovic abriera una brecha en el marcador. El suizo tomó la iniciativa en el tie-break de la primera manga, pero el serbio se recompuso hasta gozar de dos puntos de set, uno de ellos al servicio. En ese momento, Roger mostró más convicción, y un revés paralelo a la red de Djokovic finiquitó este parcial.

Fue un golpe que Novak supo encajar. El acierto de Federer con el primer servicio disminuyó en el segundo set, una debilidad que Djokovic aprovechó. Los datos lo corraboran. Tras segundos servicios, el serbio ganó el 65 por ciento de los puntos durante el partido. El suizo, sólo el 44, a pesar de que la velocidad de su segundo saque fue superior.

Además, la derecha de Roger no era tan dominante como es habitual en hierba. Tras una caída que dañó su pie izquierdo, Djokovic se levantó y superó un momento de tensión antes de igualar la final en la segunda manga.

El gran servicio de Federer volvió en el tercer set. Roger mandaba cómodamente con su saque y se mostraba más agresivo desde el fondo de la pista. No cedía metros, aunque la profundidad de los golpes de Djokovic le exigiera una precisión milimétrica tras bote pronto. Djokovic perdía dominio en los intercambios, pero salvaba el momento de dificultad y subía su nivel al resto en el momento de definir el tercer set. Un passing shot con su revés y un error de Federer con su derecha paralela decidían la tercera manga.

djokovic.

Esta vez, era Roger quien debía superar el golpe recibido. El suizo necesitó perder su servicio para reaccionar y levantar al público de la pista central, claramente volcado con él. Los saques ya no marcaban la final. Era el momento de saber sufrir, de ganar la batalla psicológica.

Djokovic acarició el título de Wimbledon con 5-2 a su favor en el cuarto set, pero entonces surgieron la grandeza de Federer en este torneo y las lagunas mentales del serbio. Todo ello, adornado con el drama que supone salvar un punto de partido gracias a un saque directo concedido a Roger por el ojo de halcón. Djokovic, descompuesto, cedía cinco juegos consecutivos y enredaba la final hasta un quinto set.

Además, el serbio sufría molestias en su gemelo derecho y requería tratamiento. Estaba física y mentalmente tocado. Sus movimientos eran menos fluidos, pero Novak salió airoso de un punto de break en contra que sabía a punto de partido. Fue el momento de su reactivación. Federer, con un primer saque desesperante para su rival, salvó tres puntos de break a continuación y añadió más dosis de dramatismo a la final.

Con 5-4 a favor del serbio, Federer inclinó su brazo. El servicio no le ayudó y los errores no forzados le condenaron a la derrota. Era el final de una agonía. Djokovic evitaba su derrota más cruel. Lloraba emocionado como la primera vez que triunfó y se comía la hierba como muestra de veneración a la catedral del tenis.

Djokovic celebra su despedida de soltero en una pista de tenis como campeón de Wimbledon y nuevo número uno. El serbio logra su séptimo título de Grand Slam. Supera a su entrenador Boris Becker e iguala a John McEnroe y Mats Wilander en este apartado. Es el triunfador de una final inolvidable.

stats.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter