¿Qué significa ganar Wimbledon?

Recopilamos frases de excampeones de Wimbledon explicando qué significó para ellos ganar el torneo más importante y prestigioso del mundo.

Inmersos ya en el fin de semana de las finales en Wimbledon, en Punto de Break recopilamos frases de ex campeones en el All England Lawn Tennis and Croquet Club donde explican qué significó para ellos levantar título en Londres. Petra Kvitova, Eugenie Bouchard, Roger Federer y Novak Djokovic son los candidatos a Reina y Rey en Wimbledon. Cuatro tenistas y solo dos posibles campeones.

Ganar Wimbledon es para muchos jugadores la gloria máxima del tenis a nivel mundial. El olimpo del deporte blanco en el mejor escenario posible, un título al alcance de muy pocos privilegiados. Triunfar en Londres significa llenarse de gloria y, también, hacerse con un cheque millonario. El ganador, tanto masculino como femenino, se embolsa 2,22 millones de euros mientras que el perdedor la nada despreciable cifra de 1,11 millones. El mayor premio de la historia en Londres que ve como su ‘prize money’ se aumenta un 10% respecto al 2013.

El vigente campeón masculino, Andy Murray, comentó el año pasado tras levantar el título que "No siempre creí que esto sucedería. Es increíblemente difícil ganar este tipo de torneos. Se necesita trabajar muchísimo, sobre todo desde el lado mental. Pero sentía que cada año mi tenis mejoraba un poco, y con él mi ranking y mi desempeño en los torneos Grand Slam. Es lo más alto a que se puede llegar en el tenis. No sé muy bien qué significa ganarlo porque no puedo creerlo aún. Mi cabeza sigue perdida dando vueltas en todo lo que sucedió”.

Quien sí lo tiene claro es Novak Djokovic: "Creo que la mayoría de los jugadores de tenis piensan que es el torneo y Grand Slam más importante de nuestro deporte. Me entrené para conseguirlo toda la vida y, después del 2011, ha dejado de ser un sueño. Fue una sensación increíble que nunca voy a olvidar. Cuando usted sabe que es el mejor, es un logro increíble".

Roger Federer, que el domingo buscará el récord en Wimbledon de 8 coronas comentó tras su triunfo en 2012 ante Murray: "Creo que cualquier final de Grand Slam, especialmente en Wimbledon, es inusual. Uno nunca se acostumbra a ello pero el último fue realmente único contra Andy. Durante los años he sido capaz de mantener una gran carrera en Wimbledon. Wimbledon se gana creyendo que puedes hacerlo y eso es lo que yo fui capaz de hacer”.

El balear Rafael Nadal después de haber ganado su segundo título en Wimbledon, en 2010 explicó sobre su torneo favorito: "El primer título (cuando ganó en 2008) es siempre muy, muy especial. La forma de ganar fue algo dramática. Pero por cierto, después de un año muy difícil para mí (el 2009), estar de vuelta en mi torneo favorito y jugar bien otra vez y no sólo jugar bien, sino acabar con el trofeo, fue apasionante"

Otra de las protagonistas de este fin de semana, Petra Kvitova tiró: "Wimbledon es siempre algo muy especial porque se juega en el césped, con ropa blanca y se siente la historia cuando se está en la pista central. Yo realmente no pensaba que podía ganar Wimbledon y convertir un sueño en realidad fue una sensación única para mí".

Amelie Mauresmo, la actual entrenadora de Andy Murray y campeona en 2006: "Es el torneo más prestigioso del mundo, y realmente fue un momento muy especial para mí. También tener que esperar mucho tiempo entre mi primera y segunda finales de Grand Slam (las finales 1999 y 2006 del Australian Open) y luego ganar dos torneos de Grand Slam en el mismo año fue genial. Realmente no esperaba ganar ese año, no me sentía muy bien. Pero, después de la victoria en la semifinal, entendí que podía ganar el trofeo”.

Lleyton Hewitt, otro de los grandes jugadores en césped de las últimas décadas triunfó en 2002. "Yo creo que es el torneo más importante. Todo el mundo en Australia lo sabe. Para mí el césped no era mi superficie favorita, pero todavía había algo especial de Wimbledon que hizo que yo viniera aquí: ya sabes, la tradición. La primera vez que jugué allí, perdí contra (Boris) Becker en la tercera ronda, pero sólo el hecho de estar allí y jugar en Wimbledon, estar en el vestuario con un tipo como Boris, era simplemente increíble. Por lo tanto, hay algo en Wimbledon, en la temporada de hierba, que me encanta".

Por último, Goran Ivanisevic campeón en 2001 tiró: "Valió la pena la espera. Después estaba como “no sé, creo que estoy soñando”. Creía que alguien me iba a despertar diciéndome: "Hombre, no has ganado. Tienes que volver otra vez”. Lo más emocionante fue tocar el trofeo. En ese momento, no me importaba si nunca hubiera vuelto a ganar un torneo, eso era el máximo”.

Parece claro que Wimbledon es la gloria máxima del tenis. Los jugadores así lo sienten y este fin de semana habrá nuevos Reyes en Londres.

Comentarios recientes