El cierre de Teledeporte y su afectación al tenis en abierto

Explicamos qué causas han llevado a RTVE a cerrar el canal Teledeporte y qué pasará con el tenis en abierto la próxima temporada

RTVE echa el cierre a Teledeporte
RTVE echa el cierre a Teledeporte

Hace un par de días nos sorprendía la noticia del cierre de Teledeporte. Un canal centrado las 24 horas en la emisión de eventos deportivos desde 1994 y que desde 2005 se podía disfrutar en abierto gracias a la TDT. ¿Qué motivos han llevado a los directivos de RTVE a cerrar Teledeporte? ¿Qué pasará ahora con las emisiones deportivas y las de tenis en particular? En este artículo damos todas las respuestas.

Por si alguien no lo sabe, RTVE está inmersa en graves problemas económicos, generando pérdidas año tras año y con rotación de directivos bastante frecuente ante la imposibilidad de generar beneficios. Es por eso que la SEPI, desde el Gobierno, haya concedido una ayuda de 130 millones de euros al grupo audiovisual, que venía reclamando esta ayuda desde hace tiempo.

Teledeporte es un canal que ha ido perdiendo audiencia con el paso del tiempo, debido en parte a la pérdida de derechos televisivos, ofreciendo contenidos poco atractivos para los espectadores. Sólo los torneos de tenis levantaban la audiencia del canal, llegando a rozar el 10% de share en alguna ocasión que Nadal disputaba algún encuentro. De hecho, este junio, Teledeporte cerró el mes con una cuota de pantalla de sólo el 0,7%, lo que la sitúa en el último lugar del ranking de cadenas de la TDT. Esto, ha hecho tomar la decisión a Leopoldo González-Echenique, presidente de RTVE, de cerrar el canal y compensar pérdidas, o lo que es lo mismo, no perder más dinero.

Piensan unir los eventos deportivos de los que RTVE dispone los derechos con el canal de La2, que actualmente tiene una cuota de pantalla del 2,7%, también situándose como última opción de las cadenas generalistas, y de esta manera, dar salida a esos derechos adquiridos y salir del paso. Se comenta que con esta medida, RTVE se ahorrará hasta 16 millones de euros, cerrando Teledeporte y emitiendo en La2 esos eventos deportivos que tienen en exclusividad.

Con esto, quizás la gente pueda pensar que es una decisión necesaria y acertada. Si se pierde dinero, lo mejor es abaratar costes y tomar decisiones de este tipo, por muy dolorosas que sean. De hecho, el grupo RTVE lleva varios años recortando gastos llegando a ahorrar más de 300 millones de euros, pero no han podido evitar la caída de los ingresos haciendo que las pérdidas resultaran imposibles de afrontar, de ahí la ayuda del Gobierno. Dinero que sale (recordemos), del bolsillo de todos nosotros.

Todos estos problemas económicos han llevado a RTVE a ir perdiendo los derechos de los torneos de tenis que ha ido ofreciendo a lo largo de tantos años. Ya el año pasado perdió los derechos de Roland Garros, único Grand Slam que se emitía en abierto. También perdieron los derechos del Mutua Madrid Open, que se emite en LaSexta (y seguirá emitiéndose en este canal por un par de años más, al menos) y de todos los Masters 1000 a partir del año que viene (Canal plus adquirió el paquete de estos torneos). Esto dejó a Teledeporte con sólo la licencia de varios torneos menores como pueden ser el Conde de Godó o el Open 500 de Valencia, la Copa Davis y algún torneo WTA. Insuficiente para mantener un nivel de audiencia sostenible.

Conocida la causa y la consecuencia, hay una noticia que nos llama mucho la atención. Si RTVE está inmersa en pérdidas económicas muy grandes y eso le impide pujar por los derechos televisivos de Grand Slams y torneos Masters 1000, ¿por qué RTVE puja hace sólo un par de meses 52 millones de euros por los partidos de la selección española en la Eurocopa de 2016? Han oído bien, ¡52 millones de euros! Finalmente, se hicieron con los derechos de los partidos de clasificación por 39 millones de euros. Una barbaridad. Todo eso sumado, a que hoy mismo se abre la puja por los derechos de la Champions, donde RTVE junto a GolT y Canal plus ofrecerán conjuntamente unos 75-80 millones de euros, al igual que el año anterior.

Esto llevó al enfado de Paolo Vasile, consejero delegado de Telecinco, que afirmaba lo siguiente: "TVE no debería haber participado en la puja por Eurocopa y Mundial, como establece la Ley General Audiovisual, que no permite sobrepujar por un evento cuando haya varios medios privados". Y añade, "TVE compra con el dinero de todos algo cuyo riesgo lo asume una empresa privada con una oferta de menos de la mitad de esa cifra y con menos riesgo para los ciudadanos que tendrían los mismos partidos en abierto".

Es decir, con 113 millones de pérdidas, RTVE puja 52 millones de euros por el fútbol, cuando las cadenas privadas pujaban tres veces menos esa cantidad. Llama mucho la atención, ¿no creen? ¿Por qué se da a conocer una cosa y luego hacen algo que contradice eso?

Los aficionados al deporte nos encontramos ahora con el cierre de un canal que debía servir de servicio público, allí donde las cadenas privadas no podían llegar. Eso, por no hablar de cómo se sentirán los trabajadores de RTVE, que imagino, muchos de ellos perderán el puesto de trabajo, y tienen que ver como su empresa se gasta cantidades ingentes de dinero por unos derechos que no valen ni la tercera parte de lo que ofrecen.

Que quede a criterio de cada uno lo que ha hecho RTVE.

Comentarios recientes