La reventa de entradas en Wimbledon

Wimbledon tiene un particular sistema de reventa de entradas donde la gente puede beneficiarse de tickets ya usados por solo 10 y 5 libras.

La cola de la reventa en Wimbledon
La cola de la reventa en Wimbledon

Wimbledon tiene un sistema que permite recomprar entradas ya usadas. Cuando los dueños de estos tickets abandonan el recinto entregan sus respectivas entradas en una pequeña oficina para que otra gente pueda disfrutar del tenis en alguna pista principal. Todas las ganancias que produce este método van a parar a la Fundación de Wimbledon. Una bonita iniciativa en la que todas las partes implicadas salen ganando.

Arriba de la famosa Colina de Wimbledon yace una pequeña caseta que siempre está rodeada de gente. Sea la hora que sea, persistentemente hay cola alrededor de este puesto que no supera los 9 metros cuadrados. Queda en la zona más alta del recinto. Desde ahí se vislumbra la central al fondo de todo, la pista 18 a la derecha, la cancha 1 a la izquierda con la pantalla gigante y todas las otras pistas más pequeñas. Un lugar precioso donde la gente se reúne a comer, a descansar y a tomar fotos.

Pero no solo están los que se dan un respiro de tenis, sino los que buscan emociones más fuertes todavía. Fanáticos que entran a Wimbledon con entrada para las pistas exteriores pero que quieren disfrutar del Court Central, el 1 o el 2. Es por esto que funciona desde hace 60 años el denominado ‘Tiket Resale’. Una fórmula que permite a los aficionados que abandonan el recinto donar su entrada para que nuevos espectadores puedan ser reubicados. Una iniciativa que tiene gran aceptación en el público.

Los precios son realmente accesibles. La entrada para el Court Central cuesta 10 libras independientemente de dónde sea el asiento. Una buena oportunidad para ver algún gran jugador a un precio muy popular. Todavía es más barato si se opta por ver tenis en los courts 1 o 2 ya que los tickets valen solo 5 libras.

Eso sí, no es llegar y besar el santo. Ni mucho menos. Las entradas de reventa empiezan a aparecer a partir de las 15:00 horas. Ahí es cuando abren puertas y, en función de las que haya disponibles, van vendiendo. Sin embargo la mayoría de entradas llegan a partir de las 17:00. Antes escasean y es casi imposible hacerse con una puesto que muy poca gente abandonará el recinto antes de esa hora. Para conseguir tickets hay que armarse de paciencia y hacer cola. Sobre todo para la pista central en días que juega Andy Murray. Centenares de personas se aglutinan desde bien temprano en busca del oro. A pesar de esto, siempre es mucho más accesible entrar a la pista 1 o 2. En ocasiones ni siquiera hay cola para hacerse con una entrada para disfrutar el tenis en las dos pistas más grandes tras el Court Central.

Todo está tan perfectamente planificado que no solo se pueden entregar los tickets en persona en la caseta sino que Wimbledon da facilidades a la hora de poder donar estas entradas. Al salir de los estadios se ven cajas especiales y perfectamente señalizadas para poder dejar la entrada ahí, lo que no supone ningún esfuerzo para el espectador y además está contribuyendo con un acto caritativo.

Esas entradas ya gastadas llegan a las taquillas, ahí son reimprimidas y están como nuevas para poder vender en la caseta que lleva el cartel de ‘Ticket Resale’ arriba de la famosa Colina. Estas entradas solo se pueden pagar en efectivo y no se devuelve el dinero de ninguna de las maneras.

Este 2014 se cumplen 60 años de la primera vez que se creó el Ticket Resale. Una iniciativa cien por ciento benéfica donde todo lo recaudado va a parar a servicios para mejorar el torneo, los accesos, la atención al cliente y todos los que están ayudando durante las dos semanas de competición como la policía, los bomberos y demás cuerpos al servicio de la Organización.

En 2013 se recaudaron más de 100.000 libras gracias a este sistema y lleva 1.750.000 libras desde 1954. Una iniciativa de buen corazón que sigue haciendo a Wimbledon un torneo único en el mundo.

Comentarios recientes