Berdych: “El árbitro me dijo que el ojo de halcón no funcionaba porque había demasiada oscuridad”

Tras su eliminación de Wimbledon, Tomas Berdych reveló los problemas del ojo de halcón en un partido que acabó a las 21:38 horas

Tomas Berdych.
Tomas Berdych.

Tomas Berdych, número seis del mundo, se despidió ayer de Wimbledon tras caer ante Marin Cilic. Eran las 21:38 horas en Londres cuando el checo consumaba la derrota. Nunca un partido jugado al aire libre en Wimbledon había finalizado tan tarde.

La escasez de luz natural provocó las protestas de Berdych en los últimos juegos. El tenista checo tuvo discrepancias con el juez de silla francés Damien Dumusois por distintos motivos. Berdych solicitó la sustitución de un juez de línea que se había equivocado en su contra: “Le pedí tres veces que lo cambiara. Todo lo que dijo fue que todos podían cometer un error, que era un gran juez de línea. Perdí dos juegos que deberían haber sido míos”, comentó en la rueda de prensa posterior al partido.

Pero las declaraciones más llamativas de Berdych se refirieron al ojo de halcón. Durante la mayor parte del encuentro, los dos tenistas pudieron recurrir a la tecnología en la pista 3. Sin embargo, la falta de luz natural cambió las condiciones. “El árbitro me dijo que el ojo de halcón no funcionaba porque había demasiada oscuridad, así que ya no lo teníamos. Yo dije ‘vale, ¿y seguimos jugando?’. Él dijo que sí. Perdí todas las ganas de hablar con él. Pero si alguien me dijo que una máquina no funciona porque no hay suficiente luz, ¿por qué tenemos que jugar?”, se preguntaba Berdych.

Comentarios recientes