David Ferrer eliminado en segunda ronda

David Ferrer cedió ante el ruso Andrey Kuznetsov en segunda ronda de Wimbledon. El ruso jugó un auténtico partidazo sustentado con un tenis violento y directo.

Andrey Kuznetsov, ex campeón de Wimbledon Júnior, venció en cinco sets al alicantino cabeza de serie número siete en Londres por 6-7, 6-0, 3-6, 6-3 y 6-2. David Ferrer fue a remolque y no pudo encontrar la manera de contrarrestar los misiles que vinieron por parte del ruso. Con la premtura derrota Ferru corta una racha de 16 Grand Slams seguidos llegando como mínimo hasta octavos de final.

Desde el vestuario salió en tromba el ruso que tenía las ideas muy claras para el partido: había que estar fuerte desde la primera pelota, no interesaba caer en el juego de David ni dar regularidad ni ritmo a los puntos. Todo tenía que ir deprisa, tanto para bien como para mal pero lo importante era arriesgar. Así fue como Ferrer se vio sorprendido de entrada. El ruso pegaba con una potencia tremenda, agarraba la iniciativa tanto al saque como al resto y estaba dispuesto a ser un dolor de cabeza para el alicantino que entró un pelín más frío de lo normal. Tal vez impactado ante la valentía y el descaro de Kuznetsov en este encuentro.

Sin embargo era una gran duda saber cuánto tiempo aguantaría el ruso a este ritmo y con esa consistencia. Ferrer logró un break en el 2-2 y parecía que hasta ahí había llegado. Pero no fue así, el ruso devolvió la rotura de saque y continuaba pegando palazos y tirando misiles desde el fondo de pista. Jugaba perfectamente con el miedo y las dudas de Ferrer en los apoyos. El alicantino se resbaló, cayó de rodilla al suelo y no se encontraba cómodo en los desplazamientos. Esto lo vio Kuznetsov que tiraba contrapiés, variaba las direcciones y efectos y sobre todo impactaba con violencia.

Se llegó al tie break y David Ferrer impuso su jerarquía y experiencia para hacerse con el desempate. Increíblemente el cabeza de serie número siete daba vuelta y se quedaba el set. Curioso era ver las estadísticas de la primera manga que indicaban mismo número de errores no forzados para ambos (10) pero una barbaridad de ganadores para el ruso (27) contra los 11 de Ferrer.

David había tenido algo de suerte y si seguía el partido por la misma línea se haría difícil continuar estando arriba en el marcador. Justamente esto fue lo que pasó en la segunda manga. Kuznetsov estaba iluminado y seguía pegando palos a diestro y siniestro. Atosigaba a Ferrer que no podía ni respirar de los palazos que le venían del otro lado de la red. Atacaba en los restos, con el saque, con su derecha, con el revés. Era un absoluto recital en donde Ferrer no podía hacer nada. Iban pasando los juegos y el ruso sumaba en su casillero mientras que el alicantino no podía ni sumar un juego.

En apenas 23 minutos Kuznetsov le endosó un rosco a Ferrer con unos números de escándalo: 86% de primeros saques dentro, 83% de puntos ganados con este, 100% con los segundos, 100% de tantos ganados en la red, 15 ganadores y solo 3 errores no forzados. Algo de otro planeta.

Partido igualado donde parecía una incógnita saber cómo transcurriría tras el torneado ruso. Sin embargo Ferru quiso dejar de lado lo que había pasado en el set anterior y el partido se normalizó. Era muy complicado que Kuznetsov siguiese tirando de esa manera y con semejante efectividad. Aflojaron los tiros ganadores y subieron considerablemente los errores no forzados. Ferrer se puso más guerrero, se movía mejor, leía mejor los tiros del rival e intentaba mover a Kuznetsov.

Así fue que el ruso bajó a tan solo 5 tiros ganadores en todo el set y metió 12 errores no forzados. El terremoto había pasado y Ferrer se metía dos sets a uno a favor tras hacerse con la tercera manga 6-3.

Cuando parecía que todo iba más de cara para los intereses españoles, el tornado ruso volvió a decir presente en la pista y no frenó hasta llevarse el partido. Volvió a arriesgar y a afinar la mira. Sabía que era el camino y teniendo la confianza que llevaba encima tocaba jugársela. En el cuarto set los números volvieron a ser abrumadores: 14 winners, un 84% de puntos ganados con el primer saque y 100% de efectividad a la hora de romper el saque del alicantino. Una chance y finiquitada. Suficiente para estar impoluto al servicio y llevar el partido al quinto set.

La dinámica de Ferrer era negativa, No encontraba hueco ni la manera de romperle los esquemas al ruso. Kuznetsov tenía su oportunidad. Podía por primera vez en su vida meterse en tercera ronda de un Grand Slam y batir a un top ten. Todo junto en la Catedral del tenis. No quería dejar escapar el tren y se subió. Metió una marcha más, siguió tirando misiles por todos lados y así consiguió romperle el saque en dos ocasiones a Ferrer que se desquiciaba. Kuznetsov lo cerró por 6-2 y dio el primer gran bombazo del torneo masculino.

Comentarios recientes