Djokovic vence a Tsonga sin despeinarse

El serbio Novak Djokovic derrotó sin avisos al francés Jo Wilfried Tsonga cediendo únicamente seis juegos para llegar a los cuartos de final

Djokovic ya está en cuartos
Djokovic ya está en cuartos

El número 2 del mundo cumplió con los pronósticos y alcanzó los cuartos de final en París tras vencer 6-1 6-4 6-1 al francés Jo-Wilfried Tsonga. El balcánico no tuvo ningún problema en despachar sin miramientos al galo, desapasionado y sin plan de juego durante todo el choque, en un encuentro aséptico y sin historia. Djokovic chocará con el canadiense Milos Raonic por un puesto en las semifinales.

Y es que el partido fue tan lineal y previsible en una sola dirección que es difícil relatar el más mínimo atisbo de reacción por parte de Tsonga. El francés entró a pista, cometió seis errores no forzados en los dos primeros juegos y dejó marchar la primera manga en un abrir y cerrar de ojos, como si reconociera el despiste y reseteara un encuentro a cuatro mangas con el margen reducido. Djokovic solo tenía que profundizar sus tiros y Tsonga se paraba de pies, sin flexionar, para soltar el brazo hasta estrellar cualquier devolución contra la red o contra el muro.

Jo, que ha perdido cierta identidad desde la lesión de rodilla que le impidió participar en el US Open y de la que se va a cumplir un año -retirada en Wimbledon-, juega con la mecha mojada, a retales, desprendiendo puntualmente su característica energía y su atlético físico pero hoy quedó todo ello abandonado en un lado de su tenis. Sin apenas agresividad, se echó metro y medio tras la línea de fondo y regaló la iniciativa a Novak, algo indispensable en su manera de jugar para hacer daño a los grandes del circuito.

Novak no perdió nunca la concentración y se limitó a mantener la serenidad, cambiar direcciones con facilidad al recibir pelotas sin ningún veneno y ganar puntos uno detrás de otro. Al saque Tsonga se mostró igual de apático y Nole generó bolas de break como si fuera un videojuego en el nivel más bajo de dificultad. La verdad es que no hubo posibilidad en los 90 minutos que duró el encuentro de que las gradas de la Chatrier resucitarán el ánimo de Jo. El de Le Mans no encontró al motivación para revertir la situación y condenó sus aspiraciones. Sin confianza es difícil competir ante el número 2 del mundo.

Djokovic se enfrentará a Milos Raonic, en creciente evolución sobre la superficie, con el que se enfrentó en Roma, donde disputaron un igualadísimo encuentro. El canadiense jugará sus primeros cuartos de final de Grand Slam a sus 24 años y en una superficie algo menos propicia para sus virtudes. De igual modo llega con hambre.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter